scorecardresearch

Las peñas piden al club que medite mantener el escudo

D.V.
-

"Tratándose de un símbolo tan importante, con el que la mayoría ha crecido, debería haberse consensuado y tratado con los socios y peñistas", recoge la Federación de Peñas del Real Valladolid en un comunicado

Imagen de aficionados del Real Valladolid en la celebración del ascenso. - Foto: realvalladolid.es

La Federación de Peñas del Real Valladolid ha pedido al director del gabinete de Presidencia, David Espinar, y al consejero delegado, Mathieu Fenaert, que el club "medite" mantener el anterior escudo, tras el "desacertado" cambio del mismo y que ha suscitado una gran polémica entre los aficionados.

En una reunión que representantes de ambas instituciones han mantenido este lunes, ya pactada de manera previa a la presentación del nuevo escudo del Real Valladolid, en el que se han eliminado los castillos y la laureada de San Fernando, los representantes de los peñistas han transmitido el malestar de estos ante dicha novedad.

A través de un comunicado que han publicado en redes sociales, y recoge Efe, han explicado que, como mediadores y responsables de que exista la mejor relación posible entre afición y club, era su obligación comunicar la disconformidad respecto al nuevo escudo que "tratándose de un símbolo tan importante, con el que la mayoría ha crecido, debería haberse consensuado y tratado con los socios y peñistas".

Han recordado que el escudo del Real Valladolid fue elegido por los aficionados de todos los equipos de España como el "más bonito" de Primera y de Segunda división y su cambio, hecho público en el 94 aniversario del club, "lo ha empeorado sobremanera y, lejos de mostrar una modernidad, se ha retrotraído en el tiempo, mostrando un diseño muy diferente, que no ha gustado a prácticamente nadie".

Aunque consideran que esta modificación la ha realizado el club "con la mejor de las intenciones, dedicación y cariño, a juicio de los peñistas y de los aficionados blanquivioletas, ha sido totalmente desacertado".

En este sentido, entienden que el club se encuentre en un constante afán por evolucionar y mejorar al Real Valladolid, pero el escudo no debería ser un elemento susceptible de variación, como puedan serlo las equipaciones, que varían año tras año por cuestiones contractuales y comerciales.

También, en el comunicado, la Federación de Peñas del Real Valladolid ha asumido que el escudo "ha sufrido diversas variaciones, en muchos casos, por un motivo de índole política" pero considera que el que ha habido hasta este lunes, con casi cuarto de siglo de historia, representaba a los aficionados blanquivioletas y tenía un "importante sentido" para la gran mayoría.

Por eso han mostrado, en la reunión mencionada, la "más rotunda de las oposiciones" al cambio producido en el escudo y han pedido a Espinar y Fenaert que "se recabe la opinión de la afición antes de realizar tan drástica modificación puesto que es un símbolo y un sentimiento del Real Valladolid y está vinculado a elementos claves de la historia de la ciudad como los castillos o la laureada, que también rodea al escudo de Valladolid".

Tras la publicación del escrito, algunas voces han propuesto "llevar a cabo acciones más contundentes, como concentraciones o protestas delante del estadio para pedir que se recupere el anterior escudo", al tiempo que se pide que nadie compre ningún producto del club que lleve el nuevo escudo.

Los que sí han mostrado su apoyo al cambio del escudo ha sido la agrupación política de Izquierda Unida de Valladolid, en la que han alabado la eliminación de la laureada, puesto que se considera un símbolo franquista y, con su desaparición "se cumple con la Memoria Histórica".

Una opinión que también ha suscitado un destacado debate en redes sociales, entre los que consideran dicha laureada como una identificación con la etapa dictatorial; los que explican que es un símbolo militar que existía ochenta años antes de que Franco ocupara el poder, y los que defienden que la corona de laurel procede de la Antigua Roma y Grecia, y se entregaba como recompensa a poetas, guerreros y deportistas.