scorecardresearch

Demuelen la residencia de las Oblatas para hacer 39 pisos

M.Rodríguez
-

Las máquinas ya han demolido parte del edifico y se mantienen cortados al tráfico dos carriles, sentido Real de Burgos, para garantizar la seguridad. En la zona se arremolinan bastante curiosos

Demolición de la antigua residencia de las Hermanas Oblatas - Foto: Jonathan Tajes

Los trabajos de demolición de la antigua residencia de las Oblatas, en Rondilla de Santa Teresa, ya dejan ver las entrañas del inmueble. En la zona trabajan varias máquinas y un buen número de operarios para tirar abajo este inmueble, que posteriormente dará lugar a un residencial de 39 pisos de lujo. La Policía Municipal ha cortado los dos carriles sentido Real de Burgos para garantizar la seguridad en la zona, pero son numerosos los curiosos que se acercan para ver cómo se tira este edificio.

La Congregación Religiosa Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, nació hace más de 150 años en Madrid, para ofrecer alternativas al ejercicio de la prostitución. Y esta es la labor principal que desarrollan también en la capital, donde gestionan un programa de atención a este colectivo. Su trabajo se centra en el acompañamiento a Mujeres Víctimas de Trata, en colaboración con el Ayuntamiento de Valladolid. Las religiosas también ofrecen a estas mujeres atención psicológica, orientación y asesoramiento para la gestión de prestaciones administrativas desde el centro Albor, ubicado en la calle Santuario,-

EL PROYECTO

Demolición de la antigua residencia de las Hermanas OblatasDemolición de la antigua residencia de las Hermanas Oblatas - Foto: Jonathan Tajes

La promotora del nuevo residencial, Norforest, tiene previsto comenzar próximamente la construcción del nuevo bloque, que se podría entregar en el primer trimestre de 2024. El cartel de las nuevas viviendas ya cuelga en la fachada y en el mismo se ofertan pisos de 1,2 y 3 dormitorios.

Este nuevo residencial, bautizado como Puertas de San Pablo, es colindante con la Casa del Sol y los jardines del Colegio de San Gregorio. Se suma así al boom de oferta de viviendas nuevas en casco histórico de la capital. De hecho, este no es el primer inmueble que vende una comunidad religiosa en el centro de la capital para convertirlo en viviendas de lujo. Anteriormente, los Hermanos de San Juan y las Hermanitas de los Pobres vendieron a la misma promotora el inmueble de la calle Bajada de la Libertad, 10. En los bajos de este edificio histórico, uno de los más señoriales de la capital, estuvo instalado durante mucho años el comedor social. Cuando el centro asistencial se trasladó a su actual sede de Huerta del Rey, se planteó la rehabilitación, pero finalmente se vendió. Y actualmente Norforest ya está trabajando en las nuevas viviendas. En este caso la nueva promoción, bautizada como Calderón, ya está frente al teatro del mismo nombre, cuenta  23 viviendas de entre 1 y 5 dormitorios con garaje.

A poco metros de esta promoción, también se está levantado otro bloque de viviendas nuevas en la plaza de Portugalete, en el inmueble donde se ubicada el emblemático bar del Penicilino. En este caso, se construirán 18 pisos de entre dos y tres dormitorios.

Demolición de la antigua residencia de las Hermanas OblatasDemolición de la antigua residencia de las Hermanas Oblatas - Foto: Jonathan Tajes

Demolición de la antigua residencia de las Hermanas Oblatas
Demolición de la antigua residencia de las Hermanas Oblatas - Foto: Jonathan Tajes