scorecardresearch

Mikhaël Hers viaja al efervescente París de los 80

D V.
-

Con tono íntimo y luminoso, la película reúne a tres grandes actrices francesas de diferentes generaciones: Noée Abita, Charlotte Gainsbourg y Emmanuelle Béart

Mikhaël Hers viaja al efervescente París de los 80 - Foto: Miriam Chacn ICAL

"De nosotros quedará lo que fuimos para otros". Con esa frase, que resuena en 'Los pasajeros de la noche', se condensa el espíritu del cuarto largometraje de Mikhaël Hers, que hoy se sumó a la competición de la 67 Semana Internacional de Cine de Valladolid. Su película, que fue acogida con aplausos tras su estreno en el Teatro Calderón, viaja al efervescente París de los años 80 para narrar la vida de una familia como otras tantas, encabezada por Élisabeth (Charlotte Gainsbourg), una mujer que se ve obligada a reconducir su existencia cuando su marido abandona el hogar para irse con otra mujer. 

'Los pasajeros de la noche' es una película de ausencias y de reencuentros, que muestra con un tono íntimo y luminoso el constante proceso de evolución que se vive en cualquier familia. La marcha del cabeza de familia empuja a la protagonista a repensar su vida y buscar, por primera vez desde que nacieron sus hijos, un trabajo, mientras lidia con los problemas cotidianos de sus hijos adolescentes: la madura Judith, con inquietudes políticas en vísperas de las elecciones presidenciales de 1981, y el inmaduro Matthias, un mal estudiante que deambula sin saber muy bien hacia dónde encaminar su vida.

Élisabeth encontrará un rumbo hacia el que dirigirse gracias a 'Los pasajeros de la noche', un programa nocturno de radio que conduce con mano de hierro Vanda Dorval (Emmanuelle Béart). Allí, como recepcionista, conocerá a otra joven desnortada, de nombre Talulah (Noée Abita, protagonista de 'Genèse', Espiga de Oro en 2018), a quien brindará un techo donde refugiarse tras conocer su desventurada vida. 

Es la introducción de ese elemento externo el desencadenante de una reacción en el resto de miembros. "Llega de forma repentina y cambia el equilibrio familiar. Me interesaba la mirada que ella aportaba, una persona que nunca había tenido esa sensación de pertenencia a un hogar. Además su personaje me ayudaba a mostrar cómo se pueden hacer cosas de forma desinteresada, sin esperar nada a cambio", subrayó en Valladolid el director, en declaraciones recogida por Ical, en las que también explicó que ese personaje es su particular homenaje a la actriz Pascale Ogier, protagonista de 'Las noches de la luna llena', de Rohmer, que falleció en 1984 con solo 25 años. 

Hers señaló que decidió ambientar su film en esa década para adentrase en el tiempo de su infancia y adolescencia. "No quería que fuera un film nostálgico, sino capturar las sensaciones y luminosidad de la época. La primera persona en quien pensé para el papel principal fue Charlotte, fue muy fácil trabajar con ella y todo funcionó de manera muy natural", apuntó. Además, recalcó su alegría por el hecho de que la película pueda verse en España: "Cuando estás en tu habitación imaginándote la película fantaseas con que se pueda ver en países y culturas ajenas, y es algo muy bonito que eso ahora sea una realidad".

Su film, reconoció, es "muy sensorial", "una película impresionista". "Todo comienza con la separación. El padre siempre está ahí, presente en su ausencia. El hijo está muy ligado a la madre y la película muestra la evolución de esa relación a través de sus historias. A veces estamos a acostumbrados a ver una sucesión de clímax en las películas, pero la vida no es así; en ella hay momentos más suaves y otros más importantes. Yo solo intento restituir de una manera poética la realidad de la vida, no de una película", relató. 

En ese sentido, explicó que "no quería hacer una reconstrucción exhaustiva de la época, sino intentar transmitir de una manera más natural esa idea de los años 80 a través del destino de esta familia. Los años 80 fueron un periodo de esperanza, pero rápidamente en 1983 y 1984 se vivió una decepción de lo que podía haber significado el movimiento socialista, mientras que a mis personajes les sucede lo contrario, van hacia la luz".