scorecardresearch

El detenido por el tiroteo de Pajarillos queda en libertad

A. G. Mozo
-

Aunque la orden de búsqueda policial seguía activa, la juez archivó hace unas semanas el caso después de que la víctima se retractase de su declaración y ya no hubiera sospechoso. El arrestado es hijo del 'Bule', un histórico del narcotráfico local

Dispositivo policial tras el tiroteo de Pajarillos. - Foto: J.T.

La detención del presunto autor del tiroteo del pasado 2 de agosto en el barrio de Pajarillos apenas se prolongó durante unos minutos, a pesar de que las fuerzas de seguridad llevaban mes y medio tras sus pasos. Tal como ha podido saber El Día de Valladolid, Álvaro G.G. solo estuvo arrestado el tiempo que transcurrió entre que una patrulla de la Policía Local dio con él la tarde de este lunes en la calle Zorzal y la juez instructora comunicó a los agentes encargados de la investigación que en realidad ya no hay caso, que las diligencias por presunto delito de homicidio en grado de tentativa habían sido archivadas hacía unas semanas tras retractarse la víctima en su acusación y que, por tanto, había que ponerle inmediatamente en libertad.

Al parecer, la orden de búsqueda policial seguía activa debido a que el Juzgado de Instrucción 5 no había comunicado a la Policía Nacional el sobreseimiento provisional de la causa. La magistrada adoptó la decisión después de que el herido, un senegalés de 43 años que fue tiroteado en la calle Faisán, compareciera en sede judicial tras recibir el alta y se desdijese de todo lo manifestado en el hospital ante los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial que le interrogaron. Si en aquella habitación no había dudado en señalar al sospechoso, en el juzgado ya no quiso corroborar sus manifestaciones previas ni de acusar a ninguna otra persona, lo que derivó en el archivo de la causa.

Lo mismo había ocurrido en sede policial, semanas antes, con dos testigos que en los momentos posteriores al incidente, en la calle, no dudaron en señalar a la misma persona que el tiroteado, pero que en comisaría también optaron por auto aplicarse la 'ley del silencio'.

Álvaro G.G., el joven arrestado este lunes en Pajarillos había abandonado la ciudad horas después del suceso junto a un hermano y no se había vuelto a dar con él hasta que esa patrulla de la Policía Local se le encontró caminando con absoluta normalidad por su barrio. Las fuentes consultadas por este periódico no tienen duda de que el regreso a Valladolid del sospechoso obedece precisamente a la confirmación del archivo de la causa judicial, después de que el senegalés al que presuntamente tiroteó el pasado verano se hubiera retractado de todas las acusaciones y que, por tanto, nada había contra él.

EL CLAN DEL 'BULE'

El detenido es uno de los hijos del 'Bule' (Alfredo G.J.), un histórico del narcotráfico local que fue detenido en varias ocasiones en la primera década del siglo XXI por vender droga en el barrio de San Pedro Regalado y cuya última caída, en 2008, provocó un violento enfrentamiento entre clanes rivales junto al cementerio del Carmen en el que se utilizó un 'kalashnikov'.

Álvaro G.G., el sospechoso de los disparos de Pajarillos, también fue detenido en febrero de 2019 después de que se viera implicado en otro tiroteo en las inmediaciones de la avenida de Palencia, después de una trifulca en un bar con otros tres jóvenes.