Las empresas recuperan al 60% de los empleados en ERTE

Óscar Fraile
-

Los casi 43.000 trabajadores inmersos en un expediente de regulación temporal de empleo que había el 31 de mayo pasaron a ser 18.807 a finales del mes pasado

Las empresas recuperan al 60% de los empleados en ERTE

Las empresas de Valladolid poco a poco van recuperando la actividad. Aunque algunas de ellas tienen que hacerlo con restricciones, la progresiva vuelta a la normalidad ha hecho que miles de empleados se incorporen a sus puestos de trabajo y dejen de estar afectados por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Tanto es así que más de la mitad de los trabajadores que estaban en regulación a finales de mayo ya han salido de esa situación.
Según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, a 31 de mayo había unos 42.900 afectados por ERTE, el 97,3 por ciento de lo solicitado por las empresas. Pues bien, un mes después, el 30 de junio, esa cifra se había reducido hasta los 18.807. Es decir, un 56,2 por ciento. A falta de actualizar los datos, puede que ese porcentaje sea mayor, teniendo en cuenta las personas que han podido volver a su trabajo durante la primera semana y media de julio.
Una evolución en la que han tenido mucho que ver los grandes centros de trabajo que han retomado su actividad. Por ejemplo, Renault anunció hace unas dos semanas que sus trabajadores de la factoría de Carrocería-Montaje y de sus actividades asociadas salían del ERTE el 29 de junio, al igual que las Direcciones Centrales, la fábrica de Montaje en Palencia y los empleados de Madrid. Quedan todavía pendiente de hacerlo algunos trabajadores de Motores y de la planta de cajas de cambio de Sevilla. Hay que tener en cuenta que muchos negocios han retomado la actividad sin sus plantillas al completo y mantienen algunos trabajadores en ERTE. Es el caso de ciertos negocios de hostelería y los hoteles.
En sintonía con el resto

Lo cierto es que el volumen de trabajadores que han salido del ERTE en Valladolid es muy similar al del resto de España. De hecho, el propio ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, reconocía esta semana que el porcentaje nacional el del 60 por ciento, teniendo en cuenta, eso sí, los primeros días de julio. Según él, el sistema de ERTE para proteger a empresas y trabajadores «se está demostrando eficaz» y está «facilitando el retorno más rápido» de los afectados a sus puestos de trabajo. Y buena falta que les hace a muchos de ellos, que han tenido que hacere encaje de bolillos para cuadrar las cuentas domésticas después del descenso de ingresos y del retraso que han sufrido a la hora de cobrar la prestación.
La paralización casi total de la economía durante tantas semanas ha supuesto un duro golpe para las arcas del Estado, tanto en la caída de los impuestos recibidos como en las medidas sociales que se han tomado. Por ejemplo, solo entre los meses de abril y mayo el Estado pagó 92,4 millones en Valladolid en concepto de prestaciones por desempleo, 72,9 de los cuales eran para la nómina de los ERTE. En Castilla y León los expedientes por causa de fuerza mayor generaron un gasto en estos dos meses de 268,9 millones, que se elevan a 353,1 si se tienen en cuenta el resto de prestaciones.