scorecardresearch
Pilar del Olmo

La voz del portavoz

Pilar del Olmo

Portavoz del Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Valladolid


La mala gestión de Óscar Puente no tiene límite

08/04/2022

Por desgracia, a diario comprobamos que el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid gestiona mal y planifica peor. Uno de los últimos ejemplos lo encontramos en las obras de los túneles de la mal llamada integración ferroviaria. Estas obras, que según Óscar Puente van a buen ritmo (esperemos que no tarden un lustro, como las de Andrómeda), las debían tener planificadas hace más de un año porque estaba previsto que comenzasen en julio de 2020. Y digo que las planifican mal porque hasta ahora, ya con las obras en marcha, no han pensado en los inconvenientes que podían causar a los propietarios y usuarios de las plazas de garaje de la zona ni a los comerciantes.
Ojalá fuese la única muestra de mala gestión, pero no. Ahí tenemos la calle Miguel Íscar: dos años han tardado en darse cuenta de que se producían atascos y embudos y, ahora, lo van a intentar corregir. ¡Vaya! Esto me trae a la memoria las rectificaciones que han tenido que hacer en el murete del puente de la Cúpula, el carril del paseo Zorrilla, la plaza de Santa Ana o la calle de María de Molina. Está claro que no aprenden. O quizás sea que la desidia les ha abrazado y no les suelta.
Hace unos días, otro ejemplo de mala gestión acaparaba los titulares: la mancomunidad de Valladolid se encuentra bloqueada por la falta de fondos. ¿Y a qué se debe esto? Una vez más, a la inacción y desgana de Óscar Puente y su equipo. En varias ocasiones hemos instado al Gobierno municipal a concurrir a las subvenciones de la Junta de Castilla y León para las Mancomunidades de Interés General (MIG), pero ya saben que basta que el Partido Popular proponga algo para que el alcalde lo rechace, aunque objetiva e indiscutiblemente sea bueno para los vallisoletanos.
Debo reconocer que hacía un tiempo que los reventones no eran protagonistas de las noticias de la ciudad, pero todo volvió a la "normalidad" este lunes, cuando, de nuevo, se produjo una gran fuga de agua que provocó que se anegara el túnel de Vadillos y haya permanecido cortado varios días al tráfico. Ya sabemos lo que hacen en estos casos: no asumir responsabilidades y culpar al pasado.
Puedo volver a hablar de los contenedores desbordados por toda la ciudad, los hierbajos y suciedad que invaden nuestras calles, parques y jardines, el cuentabicis que está más tiempo estropeado que en funcionamiento o los desperfectos en el mobiliario urbano que acumulan semanas y, en algunos casos, meses sin ser arreglados o repuestos, pero es más de lo mismo.
Me acusan de querer dar una mala imagen de Valladolid y nada más lejos de la realidad. Señores del Gobierno municipal, no echen balones fuera y asuman su responsabilidad. La mala gestión, así como la falta de previsión y planificación son exclusivamente por su culpa y son las que provocan la mala imagen de la ciudad.