"Como entrenador, me hace mucha ilusión estar en ACB"

M.B
-

El técnico del Carramimbre CBC Valladolid, Hugo López, no duda sobre su ideal aunque también es realista: "Si es en la LEB, lucharemos otro año más por hacer un buen papel"

Hugo López, técnico del Carramimbre CBC Valladolid. - Foto: Sergio Mazuelas (CBC)

En su primera temporada al frente del Carramimbre CBC Valladolid, Hugo López ha logrado el título de la LEB Oro y el consiguiente ascenso a la Liga Endesa. Tenía ofertas, alguna mareante económicamente, pero quiere seguir en casa, donde no entrenaba desde sus inicios, allá por los años 90. A expensas de saber la categoría en la que militará el club, ya empieza a pensar en lo que le espera.
La primera es obvia, ¿qué le hizo renovar?
El proyecto que tenemos a la vista. No podía dejar este proyecto a mitad de camino, sobre todo en mi ciudad y con la incertidumbre aún de saber si el equipo va a estar en ACB o en la LEB. He disfrutado mucho y no quería irme con ese sabor amargo de dejar las cosas, aunque se hicieron muy bien, a mitad de camino. Por eso pesó mucho más el corazón que el tema económico...
Porque ofertas tenía...
Pues sí. Muy elevadas económicamente, pero el proyecto deportivo quizá no era tan atractivo. Y para mí entrenar es una diversión y una pasión, y siempre quiero fijar un objetivo. Valladolid me da eso. Además de que tengo ilusión por ver qué pasa aquí.
¿ACB o LEB Oro?
A mí, como entrenador, ¿qué voy a decir?, me hace muchísima ilusión poder entrenar en la ACB. Ya estuve allí, es el máximo nivel donde puedes entrenar en España y donde la ciudad de Valladolid ha estado muchos años. Para mí sería muy bonito devolver a la ciudad al máximo nivel. Si es en la LEB, lucharemos otro año más por hacer un buen papel, que no será sencillo dado que nos pusimos el listón muy alto el año pasado.
¿Han empezado a planificar algo de la próxima temporada?
Es complicado. Estamos hablando Pepe Catalina y yo, pero aún no hay un presupuesto cerrado con lo que no podemos movernos a nivel de jugadores. Vamos teniendo idea de cómo nos gustaría conformar el equipo, pero no podemos avanzar mucho más. 
¿Ni siquiera pretemporada?
Todavía no. Hay supuestos que dicen que la Liga quizá comience a mitad de octubre, pero todo está muy verde. Es cierto que la configuración de plantilla es parcialmente diferente en función de la categoría en la que juegues.
Si fuera en ACB intentaríamos mantener la base importante de la temporada pasada, porque no se puede olvidar que esos jugadores han quedado primeros de la Liga, y hay que darles valor. Creo que manteniendo al entrenador avanzas en la pretemporada e idea de juego. 
Ahora mismo solo tiene un jugador contrato, Sergio...
Eso es, es el único con contrato. 
¿Ha hablado ya con algún jugador sobre ese futuro?
Mantengo contacto con ellos, pero igual que lo hago con otros a los que he entrenado. Hablamos, preguntamos sobre el verano, la mayoría me felicitaron por la renovación pero no nos hemos puesto a hablar en particular de qué va a pasar.
Ahora que ha pasado algo de tiempo, ¿ya ha pensado en lo hecho esta campaña?
Mandé un mensaje a mis ayudantes y a todos los jugadores diciéndoles que disfrutaran del regustillo que nos dejó quedar primeros. Porque es muy difícil ganar una competición y todos juntos hemos conseguido quedar primeros en la LEB Oro. Por eso, hasta que volvamos a jugar tenemos que quedarnos con ese regusto y con ese sabor de que lo hemos hecho francamente bien, y hemos hecho disfrutar a la ciudad de Valladolid. 
Incluso recuperando a gente de baloncesto.
Eso dicen, que han vuelto. Ojalá no se vuelvan a desenganchar del básket. Por la parte que me toca, muy contento porque durante el año y ahora con la renovación, he tenido mensajes y llamadas de cariño y afecto, y con la ilusión intacta de seguir avanzando.     
Cuando aceptó venir a Valladolid, a un club con un presupuesto de los más bajos y sustituyendo a Paco García, ¿pensaba en esto?
Hay que ser claro y honesto: llegué a un club que venía de jugar playoff, con una trayectoria muy buena y creciente... tenía claro que el reto era muy complicado, con un presupuesto humilde, pero siempre intento sacar lo mejor de los equipos a los que entreno. Ni por la cabeza se me pasó que podríamos estar en lo alto de la clasificación, pero el equipo tuvo química; conectamos jugadores con cuerpo técnico francamente bien, nos divertimos jugando muchísimo y creo que fuimos la sorpresa de la Liga tanto en juego como en diversión, estilo... llenar el Pisuerga, quedar primeros y poder albergar la Copa Princesa...
¿Le hace ilusión la fusión del Real Valladolid y el CBC?
Ahora estamos en un punto de incertidumbre, aunque hay muy buena predisposición por ambas partes por entenderse. Yo soy del Pucela. No se me olvidará que mi abuelo me llevó al viejo José Zorrilla y he seguido yendo, cuando he estado en Valladolid, al nuevo. Sería muy bonito unificar el fútbol y el baloncesto bajo unos mismos colores. Ojalá se pueda conseguir.
Sigue como seleccionador de Suecia, ¿cómo lleva la planificación?
EnSuecia han hecho un tratamiento del coronavirus diferente, sin confinar a la gente, intentando que la población joven se inmunizara. A nivel nórdico es la tasa más alta de infección, pero lo tienen controlado. Hemos seguido unos protocolos y juntaremos a la selección la primera semana de agosto para preparar las ventanas del Eurobasket 20-22.