La Policía ya está en alerta por los asaltos 'mataleón'

A.G.M.
-

La plaga de peligrosos asaltos en los que el ladrón ejecuta una violenta maniobra de artes marciales para dejar inconsciente a su víctima se extiende por cada vez más provincias, si bien en Valladolid aún no se han dado casos

Vídeo difundido por la Policía tras el caso de los ‘mataleón’ de Burgos. - Foto: D.V.

Este tipo de ladrón llega sigiloso como cualquier otro. Siempre por detrás y sin dar opción a que su víctima alce la voz o se defienda. Sabe que en pocos segundos habrá conseguido someterla y el resto del robo será coser y cantar; móvil, cartera, llaves... y una fuga con la tranquilidad de saber que no será reconocido por una persona para lo ocurrido será un mal recuerdo. Ni siquiera las cámaras de seguridad suelen jugar en su contra, ya que normalmente se guarecen tras una gorra o una capucha para certificar su asalto.
Son los ladrones del ‘mataleón’, una técnica de artes marciales que antes era un patrimonio exclusivo de la delincuencia de las grandes capitales y que ahora se propaga cual mancha de aceite por cada vez más provincias. En Zaragoza se acumularon hasta 21 casos hasta el verano, dejando una preocupante nómina de diez detenidos. En la provincia de Mallorca cayeron dos jóvenes por el mismo motivo a principios de septiembre. Ya en el mes de octubre, se conocieron arrestos en Granada y Estepona, y hace un par de semanas, llegó el de dos delincuentes en Burgos, uno de los cuales era menor de edad.
En Valladolid no se ha registrado ningún caso hasta la fecha, pero la Policía Nacional está en alerta ante la posible llegada de algún grupo itinerante o ante la hipótesis de que algún ladrón local pueda intentarlo «por imitación», pero, tal y como advierten las fuentes consultadas por este periódico, «es una técnica complicada» y, por tanto, que está al alcance de muy pocos. «Hablamos de una estrangulación sanguínea de la arteria carótida para dejar al oponente sin conocimiento, pero, claro, si acaso te pasas te lo puedes cargar», explican estas fuentes. «También se puede hacer la llave en la zona de la tráquea para dejarle sin respiración, pero es mucho más peligroso, por el riesgo de partir la tráquea y matarle», puntualizan.
Muchos de los agentes destinados actualmente en Valladolid, tanto en Seguridad Ciudadana como en los grupos de investigación de robos violentos, conocen perfectamente la técnica del ‘mataleón’. Recuerdan que «hace más de diez años era habitual que la usasen bandas sudamericanas asentadas en Madrid», pero luego se han dado casos con ladrones de origen magrebí y, últimamente, también españoles.
Tiene su origen en las técnicas de artes marciales y nace con el objetivo de lograr la sumisión del oponente. La sensación que tiene la víctima al estrangularle con tal violencia con el brazo, ejerciendo presión, es «la sensación de pérdida de conciencia total o parcial por la disminución del flujo sanguíneo al cerebro». Las fuentes consultadas detallan que «la arteria carótida lleva la sangre necesaria al cerebro desde el corazón  y el bloqueo de la misma reduce el flujo sanguíneo y el cerebro no recibe el suficiente oxígeno, lo que puede derivar en un accidente cerebrovascular». El pasado verano acabó en el Clínico, en estado grave, la víctima de un robo en el que no se utilizó ningún ‘mataleón’, pero sí que el ladrón se empleó con tal violencia en el asalto callejero que le provocó un derrame cerebral.
Las recomendaciones de defensa ante un ‘mataleón’ son «reaccionar lo antes posible», tratando de apretar «el nervio radial» del delincuente y «agarrando con las dos manos el brazo con el que se está ejecutando la asfixia, levantando al máximo la barbilla para intentar evitar que el atacante continúe con la presión». De este modo, «se podría llegar a liberar la carótida y que vuelva el riego sanguíneo», antes de huir, por supuesto.