scorecardresearch
Pilar del Olmo

La voz del portavoz

Pilar del Olmo

Portavoz del Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Valladolid


Siglo XXI: barreras y túneles

13/05/2022

Después de siete años en la alcaldía no es fácil recordar alguna novedad beneficiosa para la ciudad y sus vecinos, que haya puesto en marcha Óscar Puente.
En el actual mandato, que espero sea el último para él políticamente, está intentando desarrollar su modelo de ciudad con mucha pena y poca gloria. Ha convertido Valladolid en una ciudad incómoda, en ciertos puntos caótica, desordenada, sucia y abandonada.
La negativa a suprimir la barrera de las vías del tren y abordar el demandado soterramiento, ahora que existe financiación europea para llevarlo adelante, le marcará políticamente para siempre. Su modelo es bien conocido, dejar el muro y llenar la ciudad de túneles.
A esta barrera histórica, hay que añadir una segunda que creó con el manoseado   Plan   de   Movilidad,   caracterizado   por   incomodidades, embudos y atascos donde nunca los hubo y consiguiendo una auténtica bunkerización del centro de la ciudad, creando una nueva barrera con alto perjuicio para comerciantes y hosteleros de la zona. Un modelo que no gusta a casi nadie y ni siquiera a él, de ahí los frecuentes cambios que sobre el mismo viene realizando en Isabel la Católica, Paseo Zorrilla o recientemente Miguel Íscar. Es bueno recordar que lo impugnamos en sede judicial y los tribunales lo declararon nulo de pleno derecho. En este momento estamos a la espera de lo que dicte el Tribunal Superior de Justicia.
En la actualidad está diseñando una segunda nueva barrera con la denominada Zona de Bajas Emisiones, realizada sin ningún estudio previo serio, duplicando el espacio del proyecto inicial y con la intención de implantarla después de las elecciones municipales de mayo de 2023.
La extensión de esta Zona de Bajas Emisiones es desproporcionada para el tamaño de la ciudad, persigue el confinamiento de muchos automóviles y lo único que traerá será mas malestar e incomodidades a los vecinos.
Si estas tres barreras no eran suficientes, ha creado otras de menores dimensiones   financiadas   con   el   proyecto   Green   Up,   como la recientemente inaugurada en el paseo del Hospital Militar.
Si salpimentamos todo esto con las tensiones y malas relaciones que mantiene el equipo municipal con los empleados públicos de servicios esenciales como la policía local y Auvasa, no es de extrañar que cada vez  sean  más las voces  que  aseguran  que  Óscar  Puente  no se presentará a las próximas elecciones al darlas por perdidas. El miedo es libre, pero esta posibilidad cada día es más real. El PSOE debe ir buscando nuevo candidato.