El adiós del primer campeón español de MotoGP

Agencias
-

Jorge Lorenzo se despide de la parrilla con cinco títulos mundiales a sus espaldas lastrado por sus lesiones, pero con el honorífico distintivo de haber sido el único piloto capaz de haber destronado a Marc Márquez en los últimos años

El adiós del primer campeón español de MotoGP - Foto: Manuel Bruque

El español Jorge Lorenzo (Repsol Honda RC 213 V) anunció hoy, en el circuito Ricardo Tormo de la localidad valenciana de Cheste su retirada de la competición activa, apesadumbrado por los malos resultados, consecuencia directa de las lesiones acumuladas en los últimos tiempos y que han abocado a un gran campeón, el primer campeón del mundo español de MotoGP, a arrojar la toalla.

Como el propio corredor ha aputando "siempre he creído que hay cuatro días que son importantes para la vida de un piloto. Cuando debutas en el Mundial, cuando ganas tu primera carrera, cuando ganas tu primer Mundial, algo que no todos pueden conseguir y que yo y muchos hemos conseguido, y el cuarto es cuando anuncias tu retirada. Este día ha llegado para mí y estoy aquí para anunciar que este domingo será mi última carrera en MotoGP", señaló Lorenzo. 

Con la misma frialdad de un adelantamiento por fuera, el mallorquín quiso dejar claro que es su falta de capacidad física la que le lleva fuera de la parrilla y no su ambición.
Si Alex Crivillé pasó a la historia del motociclismo español como el primer piloto en conseguir un título de la categoría reina, entre otros logros, Jorge Lorenzo lo hace como el primero que lo consiguió en la categoría de MotoGP, destinada a los nuevos motores de cuatro tiempos y, además, en ser el primero en conseguir más de un cetro de la máxima categoría del mundial.
Y es que Jorge Lorenzo ha logrado en un carrera deportiva nada menos que cinco títulos mundiales, el tercer piloto español más laureado de la historia del motociclismo, con tres títulos mundiales de MotoGP y dos de los 250 c.c., pero las lesiones en esta última parte de su carrera deportiva le han alejado definitivamente de la competición y de su mejor estado anímico.
El adiós del primer campeón español de MotoGPEl adiós del primer campeón español de MotoGP - Foto: REPSOL HONDAEl balear había puesto en su temporada 2019 muchas esperanzas de estar en lo más alto de la categoría con su arriesgada apuesta de aceptar el reto de ser compañero de equipo del vigente campeón del mundo, Marc Márquez, en el seno de la escudería Repsol Honda.

Un reto que buscaba el milagro

Habló con Alberto Puig y ambos asumieron como muy interesante ese reto a mediados de la pasada temporada, pero las lesiones, la primera de ellas en Aragón en un pie, comenzaron a lastrar su camino hasta hacerlo prácticamente inabordable.
De aquél accidente ya llegó tocado a la siguiente cita, la de Tailandia, un trazado al que se iba por primera vez (Buriram) y en el que una nueva caída cuando todavía no se había recuperado de la anterior sufrió un nuevo percance en el que se produjo una fractura del radio de la mano izquierda.
La temporada de Jorge Lorenzo prácticamente había tocado a su fin y también su relación con Ducati, con quienes llegó a ganar tres grandes premios (Mugello, Montmeló y Spielberg), pero el reto que iba a encarar a partir de entonces era aún mayor, ser compañero de equipo de Marc Márquez, líder incontestable en seis de las siete últimas temporadas.
Solo Jorge Lorenzo, en 2015, ha sido capaz de doblegar a Marc Márquez al frente de la clasificación del mundial, y su reto para 2019 no dejaba de ser menos ambicioso, pero lastrado por un mal final de temporada por las lesiones, la pretemporada tampoco mejoró demasiado al sufrir una caída mientras practicaba Dirt Track en la que se fracturó un brazo.
Esa circunstancia impidió al mallorquín viajar a Malasia, al trazado de Sepang, para comenzar sus test con la Repsol Honda, lo que de por sí condicionó y mucho, como ahora se ha podido comprobar, su ulterior rendimiento sobre la moto.
Ya metido de lleno en la temporada, la situación no mejoró demasiado a las primeras de cambio, pues en la carrera inaugural de la temporada, el Gran Premio de Qatar, sufrió una caída en la que se produjo la fisura de una costilla, le hizo perder algo de confianza en sus posibilidades y, después, la caída de Holanda, en el trazado de Assen, en donde se fracturó dos vértebras, acabó convirtiéndose en la puntilla que ha forzado la retirada de un gran campeón.
Antes de su caída en Assen, Jorge Lorenzo ya había pasado por el purgatorio, con una fuerte caída durante los test de Montmeló, otra más en la carrera catalana en la que se llevó por delante a Andrea Dovizioso, Valentino Rossi y Maverick Viñales, pero el grave accidente de Holanda le obligó a estar en el dique seco en las carreras de Alemania, República Checa y Austria, y su confianza, lejos de mejorar, fue a peor.
Lejos, muy lejos del Jorge Lorenzo que consiguió entusiasmar a todos y uno de los pocos pilotos capaces de batir al mejor Valentino Rossi, el piloto de Palma de Mallorca se fue hundiendo poco a poco en lo personal y en lo deportivo y, al final, su ejercicio más digno, su decisión más acertada, ha sido confirmar su retirada.