scorecardresearch

La recaudación de los cines se hunde tras el cierre de Cinesa

Óscar Fraile
-

Las salas de Valladolid ingresaron 2,6 millones el año pasado con 425.573 espectadores, frente a los 7,2 millones con el triple de personas de 2019, antes del fin de actividad de este negocio y de la pandemia

Acceso a las salas de Ocine, en el centro comercial Río Shopping de Arroyo de la Encomienda. - Foto: J. Tajes

El cierre de las 18 salas de los cines de Zaratán en enero de 2021 ha supuesto un duro golpe para las cifras globales de este sector en la provincia. Así lo demuestra el informe de Exhibición Cinematográfica 2021 publicado recientemente por el Ministerio de Cultura y Deporte. El año pasado estos negocios ingresaron algo más de 2,6 millones de euros, 563.000 euros más que en 2020.

Se trata de dos recaudaciones que están muy condicionadas por diferentes factores. La de 2020, por una pandemia que obligó a las salas a cerrar durante meses para prevenir los contagios; la de 2021, por el cierre de los cines de Zaratán, unos de los que más afluencia de público tenían. Por eso estas dos cifras están muy lejos de las que se registraban en Valladolid antes de 2020. Por ejemplo, en 2019 el sector ingresó 7,2 millones, casi el triple que en la actualidad.

Lo mismo ha sucedido con la cifra global de espectadores. De los 1,2 millones que fueron al cine en 2019 se pasó a los 354.207 el primer año de la pandemia y a los 425.573 del año pasado.

Hay otros factores que también pueden haber contribuido a esta tendencia, aunque en menor medida. Por ejemplo, la pujanza de las plataformas digitales, que han hecho que muchos hogares tengan una vasta oferta de títulos en casa. O la propia crisis económica, que provoca que muchos se lo piensen dos veces antes de disfrutar de una película en la gran pantalla. Con unas entradas que rondan los ocho euros, un matrimonio con dos hijos debería pagar solo 32 euros por el acceso. Si a eso se le une alguna compra de palomitas o refrescos, el importe puede elevarse hasta los 50 euros.

El cierre de las salas de Zaratán en enero de 2021 se produjo después de que la empresa que explotaba ese espacio, Cinesa, no llegase a un acuerdo con el Banco Santander, propietario de las instalaciones, sobre la renovación del precio del alquiler. Esta circunstancia hace que la evolución de los espectadores y la recaudación en Valladolid no se pueda comparar con la del conjunto de salas en toda España. En cualquier caso, el informe del Ministerio de Cultura también demuestra el daño que hizo la pandemia al sector, ya que los cines pasaron de recibir casi 105 millones de espectadores en 2019 a solo 27 en el año 2020 y 41,7 el año pasado.

El responsable de los cines Broadway, Francisco Heras, reconoce las dificultades a las que tiene que hacer frente este sector, pero destaca que poco a poco la gente está volviendo a las salas. «Está repuntando levemente, aunque las plataformas digitales afectan mucho», señala. Más allá del precio, «que en estos cines se ha mantenido durante los últimos diez años», y de los cambios culturales, Heras cree que el verdadero motor para animar a la gente a ir al cine es la calidad de las películas que se estrenen. En este sentido, destaca la «excelente» acogida que están teniendo títulos como Voy a pasármelo bien, rodada íntegramente en Valladolid y con mucho protagonismo de la ciudad en la trama. Lo mismo sucede con otras películas, como Bullet Train, protagonizada por Brad Pitt; y la tercera parte de Padre no hay más que uno, del siempre taquillero Santiago Segura.

Heras también lamenta que el incremento de los costes está siendo otra piedra en el camino para el sector. «Nuestra factura de la luz ha subido un 20 por ciento», se queja. Con todo, es un defensor del cine como «acto social», casi revolucionario, una experiencia grupal que rompe con la tendencia de quedarse en casa.

Apertura

Aunque, para acto 'revolucionario', casi «temerario», como él mismo reconoce, el que protagonizó Arturo Dueñas hace medio año al reabrir el cine Casablanca. Una sala independiente que ofrece propuestas que van más allá de la visualización de las películas. Por ejemplo, encuentros con los protagonistas de las mismas. Pese a ello, no es fácil hacerse un hueco. «Cuando abrimos, en marzo, la respuesta de la gente fue muy buena, pero desde mayo a agosto han sido meses complicados», reconoce. El incremento de actividades en la calle y el buen tiempo aleja a muchos de la sala de cine, aunque Dueñas espera recuperar a esos espectadores a partir de este mes, cuando, además, se estrenan la mayor parte de las películas con más potencial desde el punto de vista de la taquilla.

Tadeo Jones, entre las películas más vistas

El informe del Ministerio recoge el listado de películas más vistas en España desde su estreno. En el caso de las nacionales, las dos primeras partes de Tadeo Jones, del vallisoletano Enrique Gato, figuran en esta lista. La primera entrega, Las aventuras de Tadeo Jones, se sitúa en el puesto 38, con 2,7 millones de espectadores. Un registro que mejora la segunda parte, situada en el puesto 26, con casi 3,2 millones. El 'largo' español más visto de la historia es Ocho apellidos vascos, con 9,3 millones; y el extranjero, Titanic, con 11,2.