scorecardresearch

Marcha para pedir la equiparación de empleados de la Junta

D. V.
-

Los sindicatos piden al presidente que se deje de "improvisaciones y ocurrencias" y abandone los acuerdos de "pasillo"

Algunos de los coches que formaron parte de la protesta. - Foto: Ical

Una caravana de vehículos convocada por CSIF y UGT recorrió hoy la capital vallisoletana hasta la sede de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, para exigir al presidente del Gobierno regional, Alfonso Fernández Mañueco, que regrese al “consenso” con los representantes de los trabajadores públicos elegidos en las urnas y se siente en las mesas legalmente constituidas para negociar y abandone los acuerdos de “pasillo”.

La marcha lenta de vehículos partió del Paseo de Filipinos y recorrió el Paseo de Zorrilla hasta la plaza de Castilla y León, frente al Colegio de la Asunción, con pitos y sirenas, para exigir al Ejecutivo autonómico el regreso a la “razón”, tras el acuerdo anunciado con Satse para equiparar salarialmente a los profesionales de enfermería con otras autonomías.

El presidente autonómico de CSIF Castilla y León, Benjamín Castro, y el secretario general de la FeSP-UGT en Castilla y León, Tomás Pérez, exigieron a Mañueco, que no se esconda y les reciba para reconducir la situación y retomar la negociación colectiva en la Administración autonómica.

Castro destacó el apoyo de “cientos de empleados públicos” a la marcha convocada hoy para “escenificar la protesta y la exigencia a Mañueco, para que regresen al camino de la negociación”. “La negociación colectiva ha traído grandes avances en la profesionalización de los servicios púbicos; es muy importante, no es un juego de niños y debemos volver al camino de la razón, de la legalidad y olvidarnos de improvisaciones y ocurrencias como las que hemos visto las últimas fechas”, denunció.

Benjamín Castro aseguró que su sindicato “no entiende otra manera que no sea el consenso” y exigió a Mañueco que “esta vez tenga un hueco en su agenda para atendernos” y regrese a la Mesa General de Empleados Públicos.

Dos gobiernos

Tomás Pérez demandó a los “dos gobiernos” de la Junta, que “vuelvan a la senda de la normalidad democrática”, a los instrumentos, las mesas, que recoge el Estatuto de Autonomía, donde se negocian los aspectos laborales, retributivos y de derechos de los empleados públicos.

El dirigente de UGT cargó contra los “dos años de despropósitos, a cual peor”, de un Ejecutivo regional en el que “unos negocian por un lado, otros por otro y otros ni nos reciben, como Mañueco que cada vez que hay un problema sale espantado”

Pérez afirmó que quieren “volver a la normalidad democrática de un estado de derecho” y argumentó que son los representantes legítimos elegidos en urnas, los que tienen que negociar,. “No se puede negociar a espaldas de las mesas democráticamente elegidas y que son las que tienen legitimidad”, dijo.

En este sentido, advirtió de que no pueden consentir que “un sindicato que no representa ni al sector que dice representar se permita el lujo de firmar con una consejera de espaldas al consejero de la Presidencia y del presidente Gobierno regional”.

Así, sentenció que sus organizaciones son las que tienen que sentarse a negociar, “no es los pasillo de las Cortes en las vísperas de una moción de censura”. “No es de recibo lo que está pasando desde hace dos años en la Junta”, resumió.

Por último, explicó que las mesas siguen convocadas y este viernes mantendrán otra reunión para avanzar en teletrabajo o en el desarrollo de la carrera profesional, que “va con retraso”, pero siguen sin llevar el acuerdo con Satse, que revela una “revolución” administrativa, en la que el Ejecutivo “está cambiando absolutamente todos los mecanismos de negociación”. “Están sustituyendo las mesas por ruedas de prensa; y si esta es la renovación, igual los ciudadanos hubieran votado otra cosa”, concluyó.