scorecardresearch

Desmantelados dos 'narcolaboratorios' con 18 kilos de droga

SPC
-

Una operación conjunta de la Guardia Civil de Valladolid y la Ertzaintza permite detener a nueve traficantes y sacar del mercado 80.000 dosis de 'speed', cocaína y éxtasis, valoradas en un millón y medio de euros

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, y el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, Juan Miguel Recio, presentan la operación. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

Agentes de la Guardia Civil y la Ertzaintza desmantelaron dos laboratorios de fabricación de drogas en Valladolid y Bilbao que hubieran supuesto poner en el mercado alrededor de 80.000 dosis de speed, cocaína, MDMA, heroína, marihuana y cafeína, por un valor de 1,5 millones de euros. La operación 'Virgin Va', que ha culminado con siete detenidos y un investigado en la provincia vallisoletana y dos más en la vizcaína, es el tercer trabajo conjunto entre ambos cuerpos policiales y fue comunicada esta mañana por la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, quien felicitó a los dos cuerpos por impedir la fabricación de "muchos más estupefacientes" y participar con este "sacrificio" en "evitar el daño neuronal y cognitivo que producen estas drogas entre los jóvenes".

Así, Barcones detalló que se han intervenido 19 kilos en total de sustancias estupefacientes, junto con 19.400 euros en metálico. Así, 11,4 kilos eran de speed, con los que se podían haber generado 56.000 dosis, con una valor de 586.000 euros; los 3,3 kilos de cocaína hubieran supuesto unas 16.000 bolsita, por 900.000 euros; y algo más de un kilo de éxtasis, que permitirían 4.000 dosis por 40.000 euros.

La delegada recordó que las investigaciones comenzaron en octubre del año pasad, con el conocimiento del menudeo en la localidad de Pedrajas de San Esteban por parte de los agentes de la Guardia Civil de Íscar. Tras recibir autorización para llevar a cabo las vigilancias oportunas, se descubrió una red de distribución de drogas que operaba en la provincia. La organización estaba estructurada en diferentes escalones y se observó que el entramado tenía origen en Bilbao hasta su llegada al consumidor final en Valladolid. Se consiguió identificar a todas las personas que formaban parte de la pirámide, de los que dos no tenían antecedentes, el propietario de un piso en un barrio de la capital vallisoletana, que utilizaba como laboratorio, y el transportista del producto desde el País Vasco, oriundo de Tudela de Duero.

De hecho, Barcones explicó que las primeras detenciones se produjeron en febrero en Valladolid tras el seguimiento a una persona que previamente había recibido un paquete en Bilbao y lo trasladó por carretera hasta Valladolid. Tras ser interceptado se le intervinieron dos kilos de speed. En ese momento se localizó y desactivó el primer laboratorio de transformación de cocaína en Valladolid, cuyo inquilino del piso estaba preparado para huir ante la falta de contacto con su compañero, que ya había sido detenido.

Tras continuar con las investigaciones se llegó a la conclusión de una parte importante del entramado de la presunta organización se encontraba en Bilbao. Por ello, en colaboración con los agentes de la Ertzaintza se realizaron varios seguimientos y vigilancias sobre dos personas, una de ellas "viejo conocido" de la policía vasca. Fue en ese momento cuando se desactivó el segundo laboratorio de transformación de sustancias sintéticas, en los que se encontró también un revólver calibre 22.

Finalmente, el 11 de marzo se detuvo a dos personas más en Valladolid capital, considerados como el último escalón de la organización. En total, nueve detenidos y un investigado, casi 19 kilos de drogas, un arma, 19.400 euros y siete vehículos: cuatro turismos, una furgoneta, una moto y un ciclomotor. Barcones remarcó que a pesar del desmantelamiento las investigaciones continúan abiertas.

Tratamiento novedoso

El teniente coronel Javier Peña explicó que durante la operación han detectado un tratamiento novedoso que no habían observado con anterioridad. Se trata de la adulteración de la cocaína mediante unas planchas que fueron intervenidas. Esta droga suele presentarse en paquetes de un kilo con una determinada preparación, lo que se denomina "cocaína en roca, que está prensada, "como un ladrillo", y que es un sello de calidad que da a entender que la pureza es elevada".

El precio, por tanto, "es incluso el doble del producto final que se distribuye, que es la cocaína en polvo". En el momento de la detención tenía casi otro kilo de sustancia de corte. Utilizaba las planchas para volver a sustituir el aspecto primigenio e incrementar su valor. "No solo adultera la droga; sino que su pretensión era engañar a las personas a la que se la vendía, haciéndosela pasar por droga que no estaba adulterada", comentó Peña.

El teniente coronel remarcó que el 9 de marzo, en Bilbao, durante la segunda fase del operativo, y se detuvo a los dos responsables de la organización junto a la Ertzaintza. Estos eran los que hacían labores de enlace con el transportista de Tudela de Duero. Allí se halló otro laboratorio en un garaje, en el que había 12 kilos de speed, medio kilo de cocaína, un arma, otras drogas en cantidades menores, y todos los elementos necesarios para la transformación del speed.

En este laboratorio, prosiguió Peña, "eran capaces de triplicar la cantidad". Comentó, igualmente, que se encontraron ocho litros de éxtasis líquido que hubiera permitido fabricar hasta 50 kilos de speed. En el garaje también contaban con un arcón para almacenar 100 kilos, porque en su fabricación necesita un proceso de frío.

Con este operativo se han desarticulado cuatro puntos de venta en Pedrajas, Tudela, Valladolid y Bilbao. De los detenidos, cinco han pasado a prisión. Todos acumulaban antecedentes por tráfico de drogas, lesiones y amenazas, excepto uno de los detenidos en Valladolid y el que ejercía como transportista. Se les imputan sendos delitos contra la salud pública y organización criminal, por las que se enfrentan a entre nueve y 18 años, por tratarse de drogas duras. Mayor será para los dos de Bilbao, que poseían un arma de fuego, con lo que se les puede condenar a otros tres años a mayores. Todos son hombres de entre 40 y 50 años, salvo el detenido en Pedrajas, que ronda los 20 años.

También intervino el subcomisario jefe de la Comisaria de la Ertzaintza en Bilbao, Asier Jáuregui, quien constató la importancia de esta operación, dado que la anfetamina es la "primera droga que prueba la juventud, porque es más barata que la cocaína y es veneno puro".