La Policía alerta de falsos revisores del gas en Valladolid

A.G.M.
-

Estos delincuentes se hacen pasar por instaladores y oficiales, y piden dinero en efectivo a sus víctimas

La Policía alerta del timo del falso revisor del gas

Los timadores vienen y van, sabedores de que la itinerancia les permite alargar su aventura antes de ser arrestados. También se mueven por épocas del año y, cuando se acerca el invierno, un timo muy habitual es el conocido como el de los falsos revisores del gas (o de la calefacción), que suelen fijar su objetivo en personas mayores y que se conforman con un botín pequeño, pero muy repetido.
«En esta época que ya empieza el frío, ya hay casos en Valladolid de los llamados falsos revisores de los contadores o del gas, que no es otra cosa que un timo, aunque, hay veces en que esos también se convierten en simples ladrones», explica este experto policial, quien detalla su modus operandi: «Se presentan en casa haciéndose pasar por revisores del gas, del agua... de la calefacción, sobre todo, y o bien te cobran por algo que no han hecho, que suele ser una de esas revisiones anuales de la calefacción; o bien aprovechan para llevar a cabo un hurto en el domicilio, bien sea unas joyas o dinero en efectivo», detallan. «Sus víctimas suelen ser personas muy mayores, más vulnerables, a los que se les mete un extraño en su casa, les avasalla, les hace creer que, en efecto, son profesionales de tal o cual empresa...».
El botín que obtienen no suele ser muy cuantioso, pocas veces más allá de los 200 euros. «Lo más normal es que pidan poco, 50 o 100 euros, cantidades que sepan que sus víctimas pueden tener en casa. Se lo garantizan y prefieren dar muchos pequeños palos e ir sumando», apuntan estas mismas fuentes. «Esto es algo que estamos teniendo ahora en Valladolid y por lo que se apela a la prudencia y a no confiar en esas revisiones que son espontáneas», ya que lo que se hace por parte de las empresas es avisar por teléfono o a través de cartelería de que se va a llevar a cabo una revisión en la vivienda un día a una hora determinada.
«Hay otra variante dentro del grupo de los falsos instaladores de servicios que son los que llegan a entrar como trabajadores reales de estas empresas y que lo único que quieren ver es cómo están las alarmas, las cámaras... para luego ir a darles el palo. Estos no son unos timadores, pero digamos que pertenecerían a un mismo grupo», apostilla esta fuente.