El covid provoca el desplome de la recaudación tributaria

SPC
-

Los ingresos han caído más de un 45 por ciento entre marzo y junio a causa de la crisis e incluso dejan en negativo a las provincias de Ávila y Zamora

El covid provoca el desplome de la recaudación tributaria

La declaración del estado de alarma, la parálisis económica posterior y las medidas de aplazamientos tributarios impactaron directamente en la recaudación del Estado en la Comunidad durante el segundo trimestre del año, cuando los ingresos en Castilla y León se desplomaron un 45,1 por ciento, hasta los 240,2 millones de euros. Este dato revela una merma en los ingresos tributarios en las nueve provincias castellanas y leonesas cercano a los 200 millones de euros entre los meses de abril, mayo y junio.
La cifra se amortigua y bastante en el acumulado de los seis primeros meses del año, cuando se recaudaron 1.374,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 6,4 por ciento, respecto a los 1.467,8 ingresados el año anterior. Y es que el ejercicio empezó con un enero y febrero donde se produjeron aumentos recaudatorios de dos dígitos (se elevaron un 11,5 por ciento esos dos meses), para para pasar a marzo con la llegada de la pandemia del coronavirus en toda su crudeza a un porcentaje negativo, pero de forma moderada, con un descenso del 2,7 por ciento.
Recuperación.

La recuperación paulatina de la actividad también se nota en los datos recientes ya que en el mes de junio, si este año se produjeron devoluciones por 87,5 millones netos, en 2019 alcanzaron los 97,67, es decir que este año el mes aporta al crecimiento global (10,4 por ciento).
A pesar de todo, las cifras del segundo trimestre analizadas por Ical, no dejan lugar a dudas sobre el alcance de la situación de crisis sobrevenida, sobre todo en su impacto sobre el consumo y su reflejo en el IVA. En concreto, los datos ponen de manifiesto que la recaudación por este tributo indirecto alcanzó entre abril, mayo y junio, algo más de 80 millones, 106,6 menos que en el mismo periodo del año anterior, y una vertiente porcentual negativa que llega al 57,1 por ciento.
Los impuestos especiales registraron una cifra negativa de 4,3 millones de euros, cuando un año antes se encontraban en menos 252.000.
Asimismo, el mundo del trabajo sufrió los embates del virus, con unos ingresos tributarios por el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) de 48,79 millones durante el segundo trimestre y un retroceso del 44 por ciento, con 38,4 millones de euros menos que un año antes en el mismo periodo.
El Impuesto de Sociedades también sufrió una merma de dos dígitos, con una caída del 30,5 por ciento, hasta los 97,29 millones, que refleja un recorte en 42,69. El capítulo I de ingresos tributarios se completa con la recaudación de la renta a los no residentes, que supuso unos ingresos de 1,94 millones, con una reducción del 19,7 por ciento.
El impuesto sobre tráfico exterior representó unos ingresos a la Agencia Tributaria de 3,46 millones de euros, que suponen una bajada del 28,6 por ciento, con 1,39 millones menos respecto al año  2019.
Por último, el Capítulo III (tasa radioeléctrica, recargo de apremio, intereses de demora y sanciones tributarias), sumó a la cuenta de Hacienda un total de 5,57 millones de euros, con lo que se desplomó un 58,3 por ciento, con 7,79 millones menos recaudados que en 2019.
Provincias.

El análisis por provincias es un tanto dispar, ya que aunque evidentemente la recaudación ha caído en toda la Comunidad las diferencias son muy ostensibles. De esta forma, los ingresos en Ávila se han contraido un 254,9 por ciento, seguido de Zamora, donde ha alcanzado un retroceso del 142,3 por ciento. En el lado contrario, la provincia menos afectada ha sido Segovia con una caída del 11,1 por ciento, seguido de Soria, Salamanca y Palencia.