La Academia de Policía de Valladolid 'reabre' tras 30 años

A. G. Mozo
-

60 futuros agentes cumplen el primero de sus nueve meses de formación como policía local. Es la promoción más numerosa de la historia y en ella hay gallegos, leoneses, salmantinos... y hasta ingenieros arrepentidos

Academia de Policía Local de Valladolid. - Foto: J. Tajes

GALERÍA

La Academia de Policía de Valladolid 'reabre' tras 30 años

Hacía más de treinta años que la vieja Academia de Policía de Valladolid no acogía en sus entrañas una camada de nuevos agentes; y nunca una tan numerosa. Son 60. Portan su uniforme con orgullo, sonrientes e ilusionados después de haber conseguido una de las 77 plazas convocadas este año por el Ayuntamiento y a las que optaron más de 850 personas. Ellos son los elegidos y ahora deben completar con éxito un proceso de gestación de nueve meses para ser policía. 
«Todos tienen que salir a la calle sabiendo ser policías. La prueba de lo importante que es un policía es que el proceso de formación dura nueve meses», destaca la directora de la Academia y jefa de la Policía Local de Valladolid, la intendente Julia González Calleja. Atiende la visita de El Día de Valladolid en dos turnos, antes y después de dar su clase (de la Ley de Espectáculos Públicos). Licenciada en Derecho, la intendente también lleva años siendo profesora en la Academia de Policía de Ávila, donde suelen desarrollarse estos cursos para los diferentes cuerpos policiales de los ayuntamientos de Castilla y León, a excepción de este extraordinario año. A finales de 2018, el Gobierno dio el visto bueno a un esperado Decreto por el cual se autorizaban las prejubilaciones de los policías locales a los 59 años, lo que, en el caso de Valladolid, se tradujo en la salida de ochenta agentes y en esa convocatoria de 77 plazas.
En Castilla y León, han sido unos 300 los policías locales prejubilados en estos meses, por lo que la Junta autorizó a que la Policía Local de Valladolid ‘reabriese’ su Academia y que, además de formar a todos sus nuevos agentes, pudiese servir de apoyo de la Academia de Ávila. Finalmente, solo hay tres futuros agentes de Villamuriel de Cerrato, ya que los de Soria, por ejemplo, han cambiado el orden habitual de la formación, iniciando primero la ‘fase local’ -las prácticas- para ir después a por la ‘fase regional’ -la teórica, con exámenes que deben aprobar todos para confirmar su plaza-.
Academia de Policía Local de Valladolid.Academia de Policía Local de Valladolid. - Foto: J. TajesHAY 17 YA 'FORMADOS'

De los 77 que superaron las oposiciones en Valladolid, hay 17 que han pasado directamente a los tres meses de prácticas, pues «ya están formados», tal como explican a este periódico el jefe de Estudios de la Academia, el inspector Jesús Quintana, y el secretario de Estudios, el oficial Mariano del Río. «Son agentes que vienen de otras policías y lo que se les hace es la formación de la ‘fase local’, en la que se profundiza en las ordenanzas y reglamentos del Ayuntamiento de Valladolid, porque las leyes y normas regionales ya las conocen», detalla Quintana.
Ocho de ellos llegan a través de las plazas del Turno de Movilidad y los otros nueve, al llevar menos de cinco años como policías locales, lo han tenido que hacer a través del Turno Libre, por el que entraron 62, a los que se suman los siete que lo hicieron por la vía de las plazas que se reservan a militares. En términos absolutos, de los 77 agentes, hay diez mujeres y 67 hombres, y todos tienen una media de edad «que se mueve en la franja de los 27-28 años», según puntualiza el oficial Mariano del Río, quien destaca que «hay alguno de más de 40 años» y «muchos de ellos con formación universitaria». «Incluso hay uno que llevaba ocho años trabajando de ingeniero informático y que me contaba que se había hartado de estar sentado en una mesa y que había decidido ser policía», añade el secretario de Estudios.
La convocatoria de Valladolid ha atraído a aspirantes de numerosas provincias e, incluso, de Galicia. «Es una opción atractiva porque es la Policía Local con más plantilla de Castilla y León, y, por lo tanto, en la que hay más posibilidades de promoción interna», apostilla la jefa de Policía Local. «Esta es una plantilla que, cuando se complete, estará cerca de los 500 agentes», recuerda el inspector Quintana, mientras el oficial Del Río ordena a los alumnos salir de clase en fila de ‘a dos’.
Academia de Policía Local de Valladolid.Academia de Policía Local de Valladolid. - Foto: J. TajesCada jornada de clases consta de ocho horas, en turno partido, de  nueve a dos y de cinco a ocho. «Se les dan diez minutos de descanso tras cada clase y hemos habilitado una sala con máquinas para que puedan estar cómodos, además de vestuarios y las uniformidades», detalla el oficial. Todo se ha puesto en marcha en unos pocos meses después de tres décadas en que la Academia de Policía de Valladolid se había visto reducida a cursos de reciclaje de los agentes y para la preparación de ascensos. Ahora, aunque con la lengua fuera -y los primeros días sin uniformes para todos- han llegado a tiempo para volver a ser un centro formativo con el mismo «prestigio» que tuvo hace treinta años. «En el listado de profesores hay catedráticos de la Universidad de Valladolid (UVa), profesores de la UEMC (Universidad Europea Miguel de Cervantes), jefes de servicio municipales, fiscales, jueces, la jefa provincial de la DGT, instructores de la Policía Local y de la Nacional...», enumeran.
EN MARZO, A LA CALLE

«Este es un curso igual que el que se suele dar en la Academia de Ávila, ya que los contenidos y las horas teóricas están tasadas por la Junta», explica Mariano del Río, que argumenta que serán «650 horas en Academia» y luego llegarán «más de 300» en la calle. La formación teórica acabará a principios de marzo y empezará ya la práctica, con estos 60 nuevos agentes saliendo de patrulla para, a mediados de junio, convertirse en policías.


Más fotos:

Academia de Policía Local de Valladolid.
Academia de Policía Local de Valladolid. - Foto: J. Tajes
Academia de Policía Local de Valladolid.
Academia de Policía Local de Valladolid. - Foto: J. Tajes