scorecardresearch

El impuesto de matriculación recaudó más con menos ventas

SPC
-

El tributo sobre los vehículos, que está transferido a las comunidades, aumentó a partir del pasado 1 de enero con la nueva normativa de emisiones WLTP

Un mecánico revisa un vehículo en un concesionario. - Foto: Ical

La Agencia Tributaria recaudó por el impuesto de matriculación en Castilla y León un total de 14,2 millones de euros entre enero y noviembre de 2021, lo que supone un 34,7 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado. Un aumento que se produce pese a que la venta de vehículos en los once primeros meses del ejercicio en la Comunidad ha caído un 9,8 por ciento, que se traduce en 2.569 menos por la escasez de semiconductores y la caída de la demanda por la crisis económica generada por la pandemia de la covid. Una recaudación que aumentará desde este 1 de enero cuando entró en vigor la reforma del impuesto de matriculación y la nueva normativa de emisiones WLTP, tras el fin de la moratoria del Gobierno central.

El avance mensual correspondiente a noviembre de la estadística del impuesto de matriculación, publicado por la Agencia Tributaria y recogido por la Agencia Ical, indica que el incremento porcentual por la venta de vehículos nuevos en la Comunidad es tres puntos más que la media nacional (31,6%), hasta los 436,9 millones de euros. De la cantidad recaudada por la matriculación en Castilla y León, el 55,9% corresponde a vehículos de gasolina; el 43,8% con el combustible diésel y el resto, a otros ya que no afecta a los modelos eléctricos y enchufables.

La cuota media que ingresó la Junta, al ser una tasa que está transferida a las comunidades autónomas, por cada vehículo con el impuesto de matriculación fue de 606 euros, por encima también de la media nacional (549 euros). En concreto, la recaudación por cada vehículo en Castilla y León es la quinta más elevada de España, solo por detrás de Cantabria (741 euros), Asturias (719 euros), Cataluña (668 euros) y La Rioja (666 euros).

A la vista de los datos, la recaudación por la matriculación de vehículos en la Comunidad cayó a partir de julio, mes en que el Gobierno de la Nación decidió el aplazamiento de la entrada en vigor de la reforma del tributo para adaptarse a las nuevas exigencias medioambientales. Se prolongó desde entonces hasta el 31 de diciembre. Salvo en enero, en que se recaudó 1,1 millones, el resto de meses hasta julio osciló entre los 1,7 y los dos millones. Con posterioridad, por la moratoria, ningún mes ha sobrepasado los 800.000 euros. Y es que los umbrales del impuesto aumentaron un 20% para evitar un encarecimiento de entre 200 y mil euros por vehículo.

El fin de la moratoria provocará un encarecimiento medio en torno al 5% por la compra de un vehículo, aunque variará en función de la marca y modelo, ya que el impuesto de matriculación va ligado a las emisiones de dióxido de carbono CO2 que homologa cada coche, furgoneta o camión. El cambio a una legislación más estricta motivará que muchos turismos salten de tramo en la tasa, lo que repercutirá en un aumento del coste del impuesto de matriculación.