scorecardresearch

La Guardia Civil asegura la mudanza del piso de 'El Chiqui'

D.V.
-

La mudanza de la familia del detenido se produce ante el peligro de posibles represalias, después de que matara a otro de un disparo con arma de fuego y, después atrincherado en una vivienda, abriera fuego contra la Guardia Civil

Concentración de vecinos de Santovenia de Pisuerga en recuerdo de las víctimas del doble crimen del viernes 1 de julio

Efectivos de la Guardia Civil han prestado esta mañana servicio de seguridad en Santovenia de Pisuerga con el fin de evitar posibles incidentes con motivo de la mudanza del piso hasta ahora ocupado por P.A.S.H, más conocido por 'El Chiqui', presunto autor de la muerte a tiros el pasado mes de julio de un vecino y de un agente del Instituto Armado.

Hasta la localidad se ha desplazado cerca de una decena de efectivos en cuatro coches patrullas para apostarse en las inmediaciones del número 8 de la calle Alfredo Martín, donde se cuentra la vivienda de 'El Chiqui', en prisión desde el día de los hechos, al objeto de garantizar la seguridad en la zona en tanto en cuanto familiares del mismo proceden al desalojo del inmueble, según confirmaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

La mudanza de la familia del detenido se produce ante el peligro de posibles represalias, después de que el pasado día 1 de julio 'El Chiqui', mató presuntamente a otro de un disparo con arma de fuego y, después atrincherado en una vivienda, hería gravemente a un teniente coronel de la Guardia Civil que fallecería unos días después.

El presunto asesino, una vez cometido el primer crimen, se atrincheraba a continuación en su vivienda asegurando que tenía rehenes con él, lo que derivó en una negociación con la Guardia Civil que llegó a enviar a la Unidad Especial de Intervención.

Su responsable, el teniente coronel Pedro Alfonso Casado, recibía un disparo realizado aparentemente a ciegas desde el otro lado de la puerta de la vivienda en la que se encontraba 'El Chiqui' que le provocó heridas de gravedad, de las que fue operado esa misma mañana en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid capital.

El presunto asesino finalmente, tras una "larga negociación" con la Guardia Civil, deponía su actitud a las 13.00 horas del viernes y era detenido para quedar ingresado desde entonces en prisión provisional, comunicada y sin fianza por los delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal, atentado y tenencia ilícita de armas.