scorecardresearch

Profesores de Arquitectura de la UVa ganan un concurso

D.V.
-

Una escultura 'vallisoletana', elegida entre 94 propuestas elaboradas por arquitectos, diseñadores y artistas de ámbito nacional, será el premio que recibirán los mejores trabajos de arquitectura

Profesores de Arquitectura de la UVa ganan un concurso

La escultura 'Toits', obra de los arquitectos Jesús de los Ojos Moral, Jairo Rodríguez Andrés, Manuel Fernández Catalina y Ana Muñoz López, profesores e investigadores de la Escuela Técnica y Superior de Arquitectura de la Universidad de Valladolid (UVA), ha sido la ganadora del concurso de diseño de los Premios de Arquitectura del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE).

El concurso ha contado con la participación de 94 propuestas elaboradas por arquitectos, diseñadores y artistas de ámbito nacional y con un jurado compuesto por Ramón Úbeda (Arquitecto, diseñador y escritor), Paco Sanchis (CEO COMPAC), Marta Vall-llosera Ferrán (Presidenta del CSCAE) y otros miembros del CSCAE, según ha informado la institución académica a través de un comunicado.

La propuesta parte de la representación ancestral de la casa a partir de la cual, mediante sencillos mecanismos de recorte y superposición, se logra construir un imbricado tejido de arquitecturas pétreas. La casa de cubierta a dos aguas aparece en el inconsciente colectivo como una forma atávica, una idea abstracta formada por cinco líneas que representa la arquitectura original.

Este dibujo inspiró a artistas y arquitectos de principios del siglo XX como Paul Klee, Lyonel Feininger o Peder Vilhelm Jensen-Klint, quienes la introdujeron en sus obras componiendo calles o agrupándolas dando forma a sus catedrales contemporáneas. En todas ellas latía el poder hipnótico de la arquitectura en su íntima relación con la agitación de la vida en las ciudades.

La obra se apropia de todos estos valores para dar forma a una pieza en base a dos volúmenes encajados, generados cada uno por la repetición y superposición de tres perfiles quebrados, con siluetas y alturas diferentes. Estas dos mitades se pueden disponer de diversas formas: en paralelo, en fila o la una sobre la otra apoyándose en los cuatro vértices de mayor altura, evocando en sus imprevistas composiciones las ciudades invisibles de Italo Calvino. Las dos piezas terminan por encajar una en la otra creando una escultura cerrada y abstracta de 14x14x7 centímetros.

Sus alzados frontales formalizan abstractos cuadrados blancos atravesados por cavidades triangulares talladas como si fueran marcas de antiguos canteros, mientras que sus laterales se componen con profundas muescas oblicuas. La geometría interna del conjunto pivota sobre el compás triangular que forma la 'A' de la palabra Arquitectos del logo del CSCAE.

La idea de juego, ligada al concepto de creatividad resuena también en el diseño de la propuesta. La interacción entre las dos piezas recreando distintos escenarios arquitectónicos alude a aquella actitud del niño, la actitud primigenia y auténtica del acto de jugar, muy vinculada en este caso al hecho de imaginar nuevas realidades, una condición que seguro caracteriza a muchas de las obras que recibirán el galardón del CSCAE.

La obra se ha elaborado en base a la obsidiana de Compac, una piedra tecnológica de reciente creación que, gracias a un proceso de producción pionero permite incorporar una carga mineral de vidrio cien por cien reciclado, lo que garantiza el cumplimiento las premisas de la economía circular.