scorecardresearch

Una caseta andaluza en el centro de Castilla

M.B.
-

Patio Triana acerca la gastronomía del sur a Valladolid, con las gambas, el cazón, el calamar, el boquerón, los adobos...

Mila, en la cocina de Patio Triana. - Foto: Jonathan Tajes

Cuando se abre la puerta del local que hace esquina en la calle de los Moros con Prado, en pleno San Martín, la mirada se va irremediablemente a la imagen que manda en el mismo, la entrada a la Feria de Sevilla. Eso ya da una pista de lo que el cliente se va a encontrar en Patio Triana. Si gira a la izquierda, unas macetas azules le llevarán a Málaga, Córdoba o Cádiz. Y si lo hace a la derecha, se topará con unas tejas árabes, cubiertas que se suelen ver en Andalucía. Ya no hay dudas. Pero, por si las hubiera, la música las disipa. 

Patio Triana es, como dicen en sus entrañas, «un rincón con arte y alegría en Valladolid». Es una caseta o un patio típico de Andalucía, incluida su gastronomía, en el corazón de Castilla, en el centro de su capital, en el barrio de San Martín, siempre recurrido para tapear por paisanos y visitantes.

José Luis Gómez se decidió a abrir sus puertas en septiembre de 2014. Lo hizo porque «quería dar un poco de alegría a la ciudad», reitera. Era su primera incursión en el sector, después de estudiar Dirección de Hostelería. Y lo tuvo claro porque conoce Andalucía.

«Le pusimos ese nombre por la virgen de Triana y porque la idea era hacer un patio andaluz», explica José Luis. Y así lo hizo, reformando un local hostelero que se ubicaba allí.

Desde su apertura, Patio Triana ha mantenido el mismo espíritu, con una gastronomía reconocida, con platos como cazón, calamar, boquerón... con adobos. «Muchas de las recetas del propio José Luis», añade su encargado, Alberto Vega. Con la decoración avisando y la música ratificando, y por supuesto, con vinos típicos de la zona, como la manzanilla, el fino, la sangría o el rebujito, hecho en el establecimiento.

Así que en este restaurante, los clientes pueden acercarse un poco al sur con sus gambas de Huelva, su cazón, sus calamares, sus boquerones, su pulpo braseado... aunque también hay otros platos, como las anchoas de Santoña, los cachopos...

Abierto todos los días del año desde las 11.30 hasta las 16.30 y desde las 19.30 hasta el cierre, cuenta con un menú de lunes a viernes por 17 euros (bebida aparte), con primero, segundo, postre o café, con ensalada de tomate con ventresca, revueltos de gambas o setas, setas a la plancha con jamón, alcachofas con foie, más algún guiso de primeros; y cachopo (de jamón ibérico, queso y ternera), lubina a la espalda, pluma ibérica o dos de sus clásicos, carrillera al vino tinto y surtido de pescados, de segundos. «El surtido es una de nuestras especialidades. Es una forma de probar muchos de nuestros productos», recuerdan.

Aunque uno de los platos que más triunfan es el de las carrilleras Triana, «que ya han sido consideradas de las mejores de Valladolid».

«El truco es hacerlo muy lento. Sobre unas cinco horas», añade la jefa de cocina, Mila, que cuenta con otra persona en los fogones.

El menú también se puede degustar en las cenas, si hay producto, y aumenta un poco de precio, hasta los 22.50 euros, los fines de semana, con más cantidad y algunos platos añadidos. Entre sus postres no pueden faltar la tarta de queso y la torrija.

San Martín mantiene su esencia como zona de tapeo, lo que hace que en Patio Triana, además de su clientela habitual, haya mucha rotación, con mucha gente que busca probar el producto típico de Andalucía: «Tenemos clientes que vienen directamente desde allí».

Con una capacidad para unas 50 personas sentadas (en mesas altas en su interior), además de contar con terraza, Patio Triana se asoma a Andalucía y hace que los vallisoletanos la sientan un poco más cerca.