Olibher llega a la Plaza Mayor... y Óptica Iris se muda

M.B
-

Treinta establecimientos permanecen abiertos actualmente en la plaza principal de la ciudad, que acumula varias aperturas y cierres de negocios en los últimos años

Olibher llega a la Plaza Mayor... Óptica Iris se muda - Foto: Jonathan Tajes

No hace muchos años, o sí, depende desde qué prisma y rango de edad se mire, la Plaza Mayor de Valladolid contaba con un pequeño jardín en su parte central rodeando la estatua del conde Ansúrez mientras un sinfín de coches circulaban por sus carriles alrededor de la misma. Era la década de los 80 e incluso de los 90, en la que los carteles de neón (Grundig, Firestone, la Casera y Óptica Iris) iluminaban las noches desde lo más alto de algunos de los edificios que rodean al Ayuntamiento, acompañando a los miles de vallisoletanos que en ella se daban cita. 
De estos últimos, aún permanecía, ya sin su famoso cartel en lo más alto del edificio, uno de esos negocios en la plaza principal de la ciudad, Óptica Iris. Permanecía porque ya ha anunciado su traslado a otro cercano local en la calle Ferrari, en el número 28. Su salida de la Plaza Mayor es una más de los negocios que se han mudado de la misma en los últimos años y que han hecho mutar al centro más neurálgico de la capital.
Óptica Iris ha sido uno de los clásicos de siempre. Ha sido el centro de referencia de muchos vallisoletanos a la hora de cuidarse la vista. Abrió hace más de 80 años de la mano de Jesús Ruiz, pasando a Eduardo Eiroa y hace 14 años a Luis Mendiluce. Ahora se muda. De momento en sus cristaleras se puede leer ‘Liquidación por traslado’, ‘Todo -50%’. No tiene aún fecha de apertura de sus nuevas puertas, aunque mantendrá los dos negocios un pequeño espacio de tiempo, «para que los clientes se vayan acostumbrando al nuevo sitio». Su actual local se sitúa en la parte de un bajo, ocupando también las calles Calixto Fernández de la Torre y Reina, de un edificio donde se mantiene quizá el negocio más antiguo de la ciudad, Juan Villanueva Ferretería (Antigua Casa Morán, fundada en 1832). Caramelizarte (dulces artesanos desde 1940) y un Farmacia completan el grupo de establecimientos en esta zona de la Plaza.
Olibher llega a la Plaza Mayor... Óptica Iris se mudaOlibher llega a la Plaza Mayor... Óptica Iris se mudaA su lado, muy cerca, se encuentra uno de esos nuevos negocios que están cambiando la fisonomía de las ciudades, un restaurante de comida rápida, en este caso un Burguer King (McDonalds ya ha intentado abrir en esta zona en varias ocasiones). Por uno de sus lados se sitúa el estanco de la entrada a calle Pasión, y por el otro el lateral de la tienda de ropa Mango, con entrada por la calle Santiago.
De la misma manera que unos negocios se van, otros llegan. Así, la joyería Ambrosio Pérez tendrá nuevo vecino en breve. Allí se va a situar un negocio en expansión, Olibher. Las obras de desescombro dejan ver ya un local amplio, donde hace años se situaba la tienda del Real Valladolid en época de renovación de abonados. 
La empresa familiar dedicada a la distribución y venta en sus tiendas propias de aceitunas, encurtidos, embutido, legumbre y salazones tiene previsto abrir su sexta tienda en Valladolid en Ferias. Su idea es comenzar las obras del local en abril e inaugurar justo para las Ferias de Valladolid. Contarán con dos plantas y un bajo en el número 13 de la Plaza Mayor. Encima de Olibher se construirán pisos turísticos.
Relojes - Joyería Tremiño, que este 2020 cumple 100 años;el Café del Norte, que lleva al pie del cañón desde 1861; Óptica Vara, otro de los clásicos; Zara Home, que abrió en esta ubicación en 2010; el Teatro Zorrilla, en pie desde 1884; Dulce Manía; Inmobiliaria Finvall; Alcañiz Ópticos; el Banco Santander y el restaurante Olé con Ole dan paso a la calle Ferrari.
El lateral de Helados y Turrones Manuel Iborra da paso a otra óptica, Karma, antes de pasar por la calle Lencería y entrar en una zona de clásicos de hostelería, como la Cafetería La Banque y El Lion D’Or, abierto desde principios del pasado siglo. Antes de ellos, uno nuevo, con el nombre de Doot Vip Cofee, y pocos meses de existencia.
Un poco más a la derecha de las dos cafeterías se encuentra la librería El Sueño de Pepa, que abrió sus puertas en 2013; y la Tahona del Arte. Para cerrar esta parte con otro clásico, el Café Ideal Nacional.
El Banco Santander ocupa otro de los bajos, en este caso al completo, de uno de los dos edificios que flanquean el Ayuntamiento. En el otro, otros tres establecimientos de hostelería, el Continental, el Majao de Sebi y Voraz fue la llama. 
Para cerrar con la administración de Lotería nº 18 El Gato Negro, que vendió cien décimos del tercer premio de la lotería del sorteo extraordinario del Niño (26.706), dejando en la capital vallisoletana dos millones y medio de euros.
En total, treinta comercios, destacando nueve de hostelería y cuatro de óptica. Y la Plaza sigue mutando.