El 'traje' nuevo de Iglesias

SPC
-

El ‘traje’ nuevo de Iglesias - Foto: Borja Puig de la Bellacasa

Después de dos días cargados de reproches a raíz de un tuit en el que citaba el artículo 128 de la Constitución («toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general»), el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, reapareció ayer en público en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Y lo hizo vestido para la ocasión de hombre de Estado, al tender la mano a la oposición, pese a las críticas recibidas, y defendiendo el papel de las Fuerzas Armadas, a las que tantas veces el partido que dirige ha vilipendiado. Ver para creer. Eso sí, lejos de retractarse, volvió a defender que dicho precepto de la Carta Magna -que también «reconoce la iniciativa pública en la actividad económica» y «la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general»- debe ser uno de los que oriente al Gobierno para luchar contra el coronavirus. 
El dirigente morado compareció junto a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la ministra portavoz, María Jesús Montero, ya que, según remarcaron fuentes de Podemos, muchas de las medidas aprobadas por el Gobierno, sobre todo las referentes a los alquileres, habían sido propuestas por ellos. Con aquel tono calmado y pausado que ya utilizó en los debates electorales de las dos convocatorias de 2019, Iglesias se alejó de la crispación habitual en el Congreso para tratar de regresar al consenso que sí se dio entre los partidos en los primeros días de la pandemia. Ni siquiera una pregunta sobre el líder de Vox, Santiago Abascal, y su petición de formar un Gobierno «de emergencia nacional» le sacó de su papel.
Tras señalar que el Ejecutivo avanza en la «dirección correcta» y reconocer que se han podido cometer errores y en el futuro «los ciudadanos tendrán que juzgar el papel de cada uno», insistió en que en estas horas decisivas es un «deber del Gobierno» tender la mano «una vez más» a la oposición «con toda humildad» para que se sume y aporte con sus ideas en la resolución de esta crisis.
Además, aprovechando una pregunta lanzada por los periodistas y seleccionada por Moncloa sobre las Fuerzas Armadas, Iglesias deslizó que el Ejecutivo hará una reforma legal para que aquellos que alcancen los 45 años y no tengan futuro en el Ejército no tengan que abandonarlo. «El Estado está en deuda con ellos desde hace mucho tiempo y este Gobierno también lo está», señaló un desconocido líder de Podemos.