scorecardresearch

1.421M€ para que la industria sea "un motor de cohesión"

SPC
-

El Consejo de Gobierno ha aprobado el II Plan Director de Promoción Industrial, que marca las líneas generales y directrices básicas de la política industrial de la Junta

1.421M€ para que la industria sea "un motor de cohesión" - Foto: ï»VÁ­ctor Ballesteros

El Consejo de Gobierno ha aprobado el II Plan Director de Promoción Industrial, que marca las líneas generales y directrices básicas de la política industrial de la Junta de Castilla y León, cuyo impacto presupuestario asciende a 1.421,64 millones de euros y con el objetivo de que la industria sea "motor económico y de cohesión".

Tras la ejecución del primer plan director, el nuevo documento se ha configurado teniendo en cuenta los cambios que se han producido en la economía y en el sector en los últimos años, tanto a nivel autonómico como a nivel nacional e internacional.

Entre estos cambios la Junta destaca, a través de un comunicado remitido a Europa Press, el impacto de la pandemia en la economía, los nuevos marcos normativos europeos y nacionales, la digitalización, la sostenibilidad y la reestructuración de las cadenas de valor.

El objetivo es lograr una industria que sea motor económico de Castilla y León, que contribuya a la cohesión territorial, sea generadora de empleo de calidad y se base en una apuesta firme por la competitividad, la innovación, la digitalización y la sostenibilidad, explica la Junta.

Entre los objetivos específicos planteados destacan el avanzar en la reindustrialización hasta alcanzar un valor de la producción industrial manufacturera de 11.400 millones de euros, que supone un incremento anual del 20 por ciento durante su periodo de vigencia e incrementar la innovación en la industria, consiguiendo un 1,8 por ciento de gasto en Innovación y Desarrollo respecto al PIB en el año 2025.

También atraer y retener el talento hacia los sectores industriales y reducir la brecha de género, aumentando un tres por ciento el empleo en el sector y logrando que el empleo femenino tenga un peso del 30 por ciento; lograr una mayor convergencia industrial entre las provincias, incrementando el peso del sector en las provincias menos industrializadas; favorecer el crecimiento de empresas en el medio rural, pasando de 2.702 industrias ubicadas en municipios rurales a 3.000 y aumentar la dimensión de las pymes industriales, pasando del 2,07 por ciento de empresas de tamaño medio (entre 50 y 249 empleos) al tres por ciento.

Líneas de actuación

En cuanto a líneas de actuación y medidas, el Plan se estructura en ocho ejes horizontales que articularán las distintas políticas y actuaciones dirigidas a mejorar la competitividad del tejido industrial en su conjunto.

Se trata de financiación; internacionalización; innovación, digitalización y emprendimiento; y entorno industrial; suelo industrial, entorno rural y recursos endógenos; sostenibilidad industrial; y formación y empleo de calidad en la industria, enumera el comunicado.

Asimismo, en base a la especialización económica de la región y las prioridades establecidas en la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3) para el periodo 2021-2027, el Plan Director de Promoción Industrial plantea actuar con medidas específicas en aquellos sectores industriales que por su importancia económica y por su potencial de creación de riqueza y empleo, se consideran prioritarios.

Estos sectores estratégicos son automoción, agroalimentación, energía y hábitat. Además se consideran sectores con alto potencial de crecimiento la industria farmacéutica y de salud; química y cosméticos, aeronáutica; TIC, industrias culturales y creativas; y logística.

Además, de acuerdo con la Ley de Industria de Castilla y León, contempla la existencia de otros dos instrumentos de promoción e impulso industrial: proyectos industriales prioritarios y programas territoriales de fomento, ahonda la Junta.

Plan participativo

Para la elaboración del plan se han tenido en cuenta las aportaciones realizadas en un extenso trámite de información pública, por entidades, instituciones y organizaciones representativas. Se han realizado cerca de 700 entrevistas a empresas de los distintos sectores industriales y entidades de apoyo al sector, y se han constituido más de una docena de mesas de trabajo participativas con los sectores y actores implicados.

Asimismo, se ha dado participación al Consejo del Diálogo Social, a los Grupos Parlamentarios de las Cortes de Castilla y León y al Consejo Económico y Social de Castilla y León.

El plan recoge un impacto presupuestario de 1.421,64 millones en el periodo 2021-2025 en el conjunto de la Administración autonómica, siendo las distintas Consejerías y entidades implicadas las responsables de la puesta en marcha de las distintas actuaciones previstas.

Para coordinar la ejecución entre las distintas entidades públicas y alinear las diversas actuaciones e instrumentos actualmente en marcha o que se diseñen para el futuro se continua con la figura de la Comisión de Seguimiento del Plan Director de Promoción Industrial, que habrá de reunirse, al menos, una vez al año.

Once capítulos

El plan se estructura en once capítulos y un informe complementario. En el primer capítulo se recoge el proceso participativo llevado a cabo para su elaboración. En el capítulo dos se incluyen las conclusiones sobre la ejecución del I Plan Director de Promoción Industrial.

El capítulo tres realiza un análisis de contexto a nivel mundial, europeo, nacional y regional, identificando las principales tendencias que afectarán a la industria e incluyendo una síntesis del análisis benchmarking realizado. En el capítulo cuatro se recogen los principales indicadores del sector industrial de Castilla y León. En el capítulo cinco se definen los objetivos principales y específicos del II Plan Director de Promoción Industrial.

En el capítulo seis se definen los programas horizontales y los transversales del Plan Director que articularán las distintas políticas y actuaciones dirigidas a mejorar la competitividad del tejido industrial en su conjunto. En el capítulo siete se establecen las líneas de actuación en los sectores industriales prioritarios para Castilla y León que se clasifican como sectores estratégicos y sectores con alto potencial de crecimiento.

En el capítulo ocho se abordan los proyectos industriales prioritarios y los programas territoriales de fomento. En el capítulo nueve se indican cuatro acciones emblemáticas en ámbitos clave para la industria de Castilla y León: electromovilidad, soluciones 4.0, ciberseguridad y economía circular. En el capítulo diez se establece la coordinación institucional para la ejecución del Plan y la composición de la comisión de seguimiento. Finalmente, en el capítulo once se realiza la estimación presupuestaria para los ejes comprendidos en el Plan.

Adicionalmente, se cuenta con un Informe Complementario que contiene las versiones extendidas del estudio Benchmarking, de los diagnósticos de Castilla y León (general y sectorial) así como del resultado de las mesas y entrevistas realizadas, concluye el comunicado.