scorecardresearch

Deepa Mehta echa el cierre al festival con 'Funny Boy'

D.V.
-

La presidenta del jurado internacional aseguró que la discriminación de cualquier tipo es "una auténtica tragedia para la humanidad"

La cineasta Deepa Mehta presenta la película de clausura, ‘Funny boy’ junto a los actores Rehan Mudannayake (D) y Brandon Ingram. - Foto: Rubén Cacho ICAL

Deepa Mehta, presidenta este año del jurado internacional de la 66 Semana Internacional de Cine de Valladolid, ha sido la encargada de echar el cierre del festival con el estreno en España de 'Funny boy', su último largometraje, que se proyectará mañana tras la gala de clausura y del cual se programó hoy un pase previo para la prensa acreditada. La película acompaña a Arjie, su joven protagonista, durante diferentes momentos de su vida, desde su infancia cuando adoraba vestirse de niña, hasta su despertar sexual en la adolescencia o su llegada como refugiado a Toronto, donde arriba huyendo de la guerra civil que asoló Sri Lanka, su país natal.

La película, que adapta la novela homónima de Shyam Selvadurai, arranca en Colombo, la ciudad más poblada de Sri Lanka y capital comercial del país, en 1974. Arjie tiene 8 años y pertenece a una adinerada familia de clase alta tamil, el grupo étnico minoritario en un país de mayoría cingalesa. A través de varios subrayados, percibimos la decepción que sus padres experimentan ante la conducta 'desviada' de su joven hijo, y comienzan tímidamente a intentar reconducirle, a lo que se opone su tía Radha, que emerge como su única aliada.

La narración da un salto de once años para situar al espectador en el albor de la guerra civil que asoló Sri Lanka a partir de 1983, que se prolongó durante 26 años y obligó a más de un millón de tamiles a abandonar el país como refugiados. Allí Arjie es un adolescente que se enamora a su llegada a la universidad de Shehan, un cingalés, mientras el país se desmorona y la realidad obliga a su familia a emigrar a Canadá, donde por fin podrá dar rienda suelta a su sexualidad pero deberá enfrentarse a los prejuicios contra quien tiene la piel de un color diferente.

Un problema muy presente

La directora explicó en su encuentro con los medios que fue el propio autor del libro original quien le hizo llegar hace dos años y medio la adaptación del libro, y señaló que se quedó "muy sorprendida" porque "era una historia totalmente vigente", pese a haber sido escrita 23 años antes. "Para mí la película habla sobre un problema muy presente: los prejuicios humanos, cómo discriminamos y dividimos entre nosotros y la gente que es diferente de nosotros. Eso es una auténtica tragedia para la sociedad, que discrimina en virtud de la raza, la religión, la casta o la clase, algo que sigue sucediendo en todos los países aún hoy", señaló antes de apuntar que 'El jardín de los Finzi-Contini', de Vittorio de Sica (1970), fue su gran inspiración para este proyecto. 

Mehta, que defendió que su film es "poético y político", quiso hacer una férrea defensa del cine en salas, y explicó que "los dos últimos años han sido muy complicados, porque la situación del mundo se ha trastocado completamente". "Conjugar las salas con las plataformas sería lo deseable. El cine es una forma de arte vital, indispensable, y para mí todo el arte es político, porque refleja el pensamiento de las personas. Por eso necesitamos que continúe vivo. Espero que las salas puedan reabrir con plena pujanza porque no hay nada como la experiencia de ver una película en una gran sala", señaló en declaraciones recogidas por Ical. 

Su marido y productor habitual, David Hamilton, explicó que siempre le gusta "buscar historias que tengan un significado y que puedan informar al público", y mostró su satisfacción por haber encontrado con 'Funny boy' "un tema de pertinencia actual". "Es una historia ambientada en un periodo y conflicto determinado, pero que sigue de actualidad en el mundo", aseguró antes de afirmar que "no podemos aspirar a resolver los problemas actuales manteniendo la misma actitud que condujo a la creación de esos problemas".

También intervinieron en la rueda de prensa de presentación del film los actores Brandon Ingram (que encarna al adolescente Arjie) y Rehan Mudannayake (Shehan). El primero señaló que aproximarse al personaje fue "muy interesante" para él, ya que le obligó a reencontrarse con su popio yo de cuando tenía 17 años, un momento en el cual él mismo también descubrió su identidad sexual. "Ha sido un proceso terapeútico, Arjie me ayudó a curar al Brandon de 17 años", afirmó.

Rahan Mudannayake explicó por su parte que si bien al principio del proceso estaba "aterorrizado" ante el reto que tenía por delante, "al final creo que conseguí conectar con la identidad de los personajes y con ese viaje que realiza mi personaje de principio a fin".

Por último, la montadora española Teresa Font, habitual colaboradora de Pedro Almodóvar, recordó que su vinculación al rodaje llegó de la mano del director de Seminci, Javier Angulo, que fue quien le puso en contacto con la cineasta india cuando ella intentó localizarla. "Fue una experiencia muy diferente y muy enriquecedora, porque no la conocía personalmente y ella procede de otra cultura, y nunca sabes cómo pueden salir las cosas y si lograrás un buen entendimiento. Sé que de la gente que sabe yo siempre voy a aprender. Y ella estuvo a mi lado durante el montaje porque en la película hablan varios idiomas y no era sencillo. Ella observaba mucho mis reacciones y nos entendimos muy bien", explicó.