scorecardresearch

Acento europeo y continuista en las cuentas de fin de mandato

M.Rodríguez
-

Las grandes partidas serán para concluir los proyectos pendientes, como los ascensores de Parquesol, pero también se iniciarán otros como un gran paseo arbolado. Se busca que el presupuesto sea «decisivo» para el impulso económico de la capital

Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Valladolid - Foto: ICAL

os presupuestos municipales para 2023, los últimos de este mandato, serán muy parecidos a los de este ejercicio. Así lo confirma el concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero, que reconoce que «no estarán lejos» de las cifras de este año, aunque no descarta un «ligero» aumento con respecto a los 382,8 millones de euros aprobados en 2022.
Este escenario también se apunta en el documento de líneas generales que se ha debatido en el Consejo Social de Valladolid. Esta continuidad se debe, en parte, a que se mantiene la suspensión de las reglas fiscales que se establecieron en pandemia para ayudar a la recuperación económica. «Esta decisión permite un uso menos encorsetado de los remanentes o ahorros municipales», se recalca. Pero también se advierte que este ejercicio se cerrará con déficit, en parte por el impuesto de plusvalías, con previsión de cobros nula por los efectos de la sentencia que lo regularizaba, y que ha mermado los ingresos en las arcas municipales. A esto también se suman los efectos de la «congelación» impositiva municipal en estos dos mandatos, y que el propio concejal apunta que será «difícil» mantener mucho más.  
Un agujero que se  pretende compensar con «más transferencias» del Gobierno central, en parte por la mayor recaudación impositiva gracias a la inflación. Pero, sobre todo, por los fondos provenientes de la Unión Europea,  con unas estimaciones de ingresos de unos 30 millones de euros.
El equipo de Gobierno detalla al Consejo Social que las nuevas cuentas tienen en cuenta las «amenazas e incertidumbres» del contexto económico actual, marcado por la guerra de Ucrania, el Brexit, la crisis energética, la escasez de componentes o la transformación de sectores como la automoción, pero reitera que la economía de Valladolid «goza de una excelente salud». 
Un optimismo que se asienta en el rendimiento que pueda generar el futuro parque logístico y agroalimentario, junto a los nuevos talleres de Renfe y la urbanización de los suelos de los viejos en Farnesio. Aunque los dos proyectos estratégicos están pendientes de desarrollar. De hecho, en el documento se anuncia que se llevará a cabo el «estudio de demanda logística» de las empresas de Castilla y León, así como de otras regiones españolas ubicadas en el corredor atlántico para dimensionar el proyecto y el modelo de gestión. También se asegura que se trabajará en el diseño de la oficina de asistencia técnica, «asunto clave para la puesta en marcha y seguimiento de todo el proyecto».
Más cercano en el tiempo será el «efecto positivo» que se apunta con la construcción de la nueva factoría de Switch Mobility. Unas bondades que también se extienden a la operación de la integración ferroviaria o la construcción de la ciudad deportiva del Real Valladolid. «Estos presupuestos municipales de 2023 van a contribuir de forma decisiva al impulso de Valladolid», se sentencia en el documento.

Paseo y albergue. Las líneas generales de los presupuestos para 2023 desgranan pocos proyectos, en parte por la singularidad  de ser año electoral, y también porque se están concluyendo las obras de las grandes infraestructuras proyectadas este mandato.
El área de Planeamiento y Vivienda es la que más detalla y se fija como deberes seis proyectos estratégicos. Uno es el de concluir la gestión del suelo del Campus de la Justicia en el Colegio de El Salvador, aunque está en el aire por la falta de dotación del Ministerio de Justicia para 2023. También se fija el compromiso de «impulsar» las obras de la integración ferroviaria, desarrollar el proyecto de parque logístico, mejorar el polígono de Argales, y dar vía libre a la Ciudad Deportiva del Real Valladolid.
Además, este área también anuncia que se pondrá manos a la obra para la «puesta en marcha» de un gran paseo arbolado, desde el norte al sur, por el trazado este de la ciudad, acompañando a las vías de agua (canales y acequias) o rodadas (ronda). Unas actuaciones en zonas verdes que se unirán a lad que se desarrollarán en la ribera del río Pisuerga, en colaboración con la Concejalía de Medio Ambiente, y la de recuperación de las aceñas.
El área de Manuel Saravia también destinará presupuesto para definir «las primeras actuaciones» en el Cine Castilla, cuando se firme la cesión de la Junta de Castilla y León. Una nueva dotación municipal a la que se unirán las que se definan en el concurso de proyectos para un nuevo albergue joven  y «otras» dotaciones en Santuario, en la zona de Cáritas.
También se anuncian partidas para las rehabilitaciones de patrimonio, incluida la excavación del Alcazarejo (el espacio subterráneo entre San Benito y la Rosaleda.

Fondos europeos. Entre los proyectos de Medio Ambiente para el próximo año destaca el inicio de las obras de la planta de tratamiento de residuos. El nuevo contrato del centro, que se adjudicó en febrero de 2021, implica que la empresa adjudicataria invierta más de 50 millones de euros para incrementar la reutilización y el reciclaje de los residuos. Y también obras y equipos que mejoren el actual complejo. El proyecto de obra deberá estar listo el próximo mes de mayo, para comenzar antes del verano los trabajos.
Otro de los grandes retos de este área será la puesta en marcha de la zona de bajas emisiones (ZBE), que se ha anunciado debe estar operativa también en el segundo semestre de 2023. En este caso, el proyecto de presupuestos generales del Estado (PGE) fija una partida de 1,3 millones de euros de fondos europeos para su puesta en marcha, que incluye inversiones como la compra de casi medio centenar de cámaras de control de accesos a la zona de tráfico limitado.
Con fondos europeos se financiará también la remodelación del mercado de La Rondilla, una obra que arrastra importantes retrasos, y que se espera que esté lista en el primer trimestre del año. En esta línea, la Concejalía de Innovación y Desarrollo Económico fija como objetivo para 2023 mejorar las instalaciones de otros mercados y también implementar el portal de compra digital, que también está pendiente desde hace varios años.
El concejal de Planeamiento  hace especial incidencia en la situación económica y el correcto aprovechamiento de los fondos europeos que puedan llegar al Ayuntamiento. Se han presentado 40 proyectos y ya se han concedido 22 y 15 están pendientes de resolución. En este momento, ya se han ingresado 1,8 millones de los 29,1 que se han concedido. Y si se cumplen el cien por cien de los objetivos cifrados esta cantidad podría alcanzar los 58,5 millones (86,6 si se suma el IVA), lo que implicaría un aporte extra de 30 millones de euros a las cuentas municipales.

Por áreas

Planeamiento y Vivienda. Nuevas dotaciones. Esta Concejalía es la encargada de desarrollar los proyectos estratégicos de ciudad en el espacio público, entre los que se incluye desde un gran paseo arbolado por el este de la ciudad hasta las actuaciones de rehabilitación del Teatro Lope de Vega o el antiguo convento de Las Catalinas.

Participación Ciudadana. Fomento del asociacionismo. Uno de los grandes objetivos de este área es consolidar y mantener el proceso de Presupuestos Participativos, que se realizará cada dos años, y ampliarlo a la participación de los más pequeños mediante una edición especial infantil.

Planificación y Recursos. Nuevas tecnologías en la administración. Este área dará por concluido en 2023 el Plan Operativo de Digitalización que se inició en 2020. Esto conlleva la actualización tecnológica de los servicios municipales y la implementación de nuevas formas de comunicación con los vecinos.

Educación y Juventud. Más plazas en educación infantil. Esta Concejalía no destaca proyectos para 2023, pero sí contará con más plazas en educación infantil con la entrada en funcionamiento de un nuevo centro en La Rondilla. Gran parte de su presupuesto se destina al mantenimiento de los colegios.

Innovación y desarrollo. Parque logístico y agroalimentario. Este área se encarga del desarrollo de este gran proyecto. Ahora anuncia un estudio de demanda logística de las empresas para dimensionar el planteamiento y el modelo de gestión. Además, de crear una oficina de asistencia técnica.

Medio Ambiente. Puesta en marcha de la ZBE. La Concejalía aprobará definitivamente la zona de bajas emisiones (ZBE) para su puesta en funcionamiento el segundo semestre del año. Para financiar este proyecto recibirá 1,3 millones de los fondos europeos, que ya figuran en el proyecto de PGE.

Movilidad y Espacio Público. Alquiler de bicis y más carriles. En las cuentas se potenciará la movilidad peatonal y ciclista, con fondos para continuar con la conexión de los carriles bici y la construcción de nuevos para ampliar la red, así como el nuevo sistema público de alquiler de bicicletas y aparcamientos seguros.

Cultura y Turismo. Más visitantes y más programación. Este área estrenará un centro de ensayos y creación en el antiguo colegio Rosa Chacel. También abrirá el espacio Marcelina Poncela para almacenar y restaurar patrimonio y se comenzará con el proyecto Valladolid Origen, vinculado al vino.

Servicios Sociales. Intervención en la zona este. Se realizará un proyecto piloto con los servicios sociales, pero con actuaciones transversales con áreas como educación, inclusión social, participación, convivencia, promoción cultural, desarrollo económico o prevención de situaciones de conflicto.

Seguridad y Salud Pública. Mejora de las dotaciones. Se anuncia el incremento de la dotación para la Asociación de Voluntarios de Protección Civil, dado el gran número de intervenciones en el que participan. También habrá de inversiones para la adquisición de dos vehículos autobomba, entre otro.