scorecardresearch

Natursnacks duplicará su producción de fruta deshidratada

Óscar Fraile
-

La firma de Sandra de Blas, que acaba de recibir el premio a la Mejor Empresaria Joven, ha invertido en un nuevo horno y espera llegar este año a los 8.000 kilos

Colocación de rodajas de plátano en una bandeja antes de deshidratarlas. - Foto: Jonathan Tajes

Cuando Sandra de Blas inició en 2014 el programa de formación CREA del Ayuntamiento para emprendedores no tenía muy claro qué idea iba a desarrollar en esas clases. Había varias que le rondaban la cabeza, muy alejadas de su formación como capataz forestal. Una de ellas era montar un criadero de caracoles; otra, «algo relacionado con el compost», aunque lo que al final le sedujo fue el mundo de las frutas deshidratadas. «Fue amor a primera vista, así que empecé a indagar, aprovechando el cambio en las tendencias de alimentación, con más preocupación por la salud», dice. Así que compró un deshidratador semiprofesional para hacer pruebas en su casa, mientras seguía formándose. Fue mejorando con el método prueba-error y al finalizar el curso tomó la decisión de seguir adelante. «Vi que hacía algo que estaba bueno y decidí probar», recuerda.

Tocaba dar un paso adelante, así que alquiló un local en el centro de su pueblo, Pedrajas, y compró un horno de 17 bandejas. Poco después estaba vendiendo sus productos en la tienda que tenía en esta localidad. En principio, como un complemento al resto de la oferta.

El siguiente paso fue aliarse con otras personas, expertas en marketing y desarrollo de producto, para crear una marca comercial y entrar con más fuerza en el mercado. Así nació en 2016 Natursnacks, una pequeña compañía que ha servido para que Sandra de Blas reciba hace unos días el premio a la Mejor Empresaria Joven de la Facultad de Comercio.

Resultado final de la naranja deshidratada.Resultado final de la naranja deshidratada. - Foto: Jonathan TajesHan pasado seis años desde entonces y la evolución ha sido más que notable, tanto en la actividad como en su oferta. Natursnacks vende fruta deshidratada 'tradicional', como naranja, plátano y manzana, y otros productos más innovadores, como chips de kale, una hortaliza procedente de la familia de las coles, y polvos de fruta que se suelen utilizar para salsa o como si fueran muesli. Uno de sus últimos productos son los natur rolls, elaborados a base de fruta triturada y después deshidratada. El resultado final es un producto masticable, similar al regaliz, apropiado para que los niños lo consuman como 'golosina' saludable. En este sentido, la empresa también ha creado una línea de cítricos para coctelería que tuvo mucho éxito durante la pandemia,

De Blas ha recibido el premio a la Mejor Empresaria Joven en mitad de un proceso de incremento de la producción. De hecho, Natursnacks acaba de comprar un nuevo horno para duplicarla este año hasta los 8.000 kilos de producto seco.

Actualmente hay muchas técnicas de deshidratación de alimentos, pero De Blas decidió decantarse por la utilización de aire forzado con una temperatura que nunca pasa de los 45 grados. «Aunque es una técnica sencilla, la maquinaria que tenemos es un tanto especial, y lo hacemos así para mantener las propiedades de la fruta y potenciar sus colores y sabores», explica la responsable del negocio. En realidad lo que hace este sistema es acelerar el proceso natural de deshidratación.

La fundadora de Natursnacks, Sandra de Blas.La fundadora de Natursnacks, Sandra de Blas. - Foto: Jonathan TajesAunque el proceso de producción comienza mucho antes. Después de la recepción de los alimentos directamente desde el campo, la fruta pasa por una fase de lavado, pelado, deshuesado, eliminación de las partes verdes y troceado. Se trata de un trabajo muy manual que no puede hacer cualquiera. De hecho, la plantilla de Natursnacks está formada por mujeres de más de 45 años que tienen mucha experiencia en trabajar con las manos en otras labores habituales en Pedrajas, como el mondado del piñón. «En todo el proceso cada rodaja pasa entre dos y tres veces por nuestras manos, y eso es un valor añadido», comenta De Blas. Después la fruta se coloca en las bandejas y entra en el horno para el proceso de deshidratación previo al envasado en formato individual (28-30 gramos) o familiar (250 gramos).

La distribución de los productos también ha ido evolucionando con el tiempo y ahora comprende canales como las máquinas de vending, donde estos productos se asoman como una alternativa a otros menos saludables. Natursnacks también hace venta directa a tiendas especializadas, es decir, las que ofrecen productos ecológicos, gourmet, dispensan a granel, etcétera. Su página web también es otro punto importante de distribución. Y en esta lista no puede faltar el canal Horeca (hoteles, restaurantes y catering). Esta distribución tan diversificada se complementa con otros clientes menos habituales, como las empresas conserveras y las farmacéuticas, para hacer complementos alimenticios.

De Blas reconoce que estos productos tienen un precio medio-alto, pero señala que está justificado por su calidad. «Nuestro producto dura 18 meses porque tiene un nivel de humedad muy bajo, así que no es posible que aparezcan mohos ni bacterias», señala. No sucede lo mismo, según ella, con otros productos que han aparecido en el mercado a los que se les quita el agua con otros métodos menos efectivos. «Son semideshidratados o desecados que tienen más cantidad de agua y sulfitos», dice.

Aunque no es fácil hacer ver estas diferencias a los potenciales clientes. Por eso, durante estos años, la labor de divulgación que ha hecho Natursnacks ha sido casi tan importante como la productiva e innovadora.

«Apostamos por la materia prima nacional»

La preocupación de Natursnacks por la alimentación saludable va de la mano de su apuesta por reducir la huella de carbono con su actividad. Por eso siempre ha apostado por la materia prima de proximidad, en la medida de lo posible. «Castilla y León no es una tierra de frutas, pero traemos las manzanas ecológicas de Toro y las fresas de Segovia», señala. Todas sus materias primas son españolas, excepto la piña. Por ejemplo, utilizan kiwi asturiano o gallego, pera de La Rioja, naranjas de Valencia o Andalucía y mangos de Málaga o Granada. La kale tiene varias procedencias en función de la temporada del año: Castilla yLeón, Girona, La Rioja, Murcia... De Blas también se muestra preocupada en no caer en otro de los conflictos de los que más se queja el sector primario: los precios en origen. «Intentamos que sean justos, aunque somos una empresa pequeña», señala.

El esfuerzo de estos años se ha visto recompensando con varios premios. El de la Facultad de Comercio ha sido el último, pero el año pasado el Ministerio de Agricultura concedió a Natursnacks un accésit en los Premios Alimentos de España en de la categoría de iniciativa emprendedora. El sabor de su manzana también fue premiado en los Great Taste Awards de Londres. Son solo algunos ejemplos, pero todo hace indicar que no serán los últimos.