scorecardresearch

El Clínico se alía con 4 hospitales contra el cáncer hepático

D.V.
-

El grupo Cooperativo RETA Spain está formado por las unidades de radiología intervencionista de centros de Valladolid, Asturias, Murcia, Granada y Valencia. El objetivo es colocar a España en la élite mundial de los tratamientos

Hospital Clínico de Valladolid.

Las unidades de radiología intervencionista del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, el Hospital Universitario Central de Asturias, el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada y el Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia, que lidera el proyecto, han unido sus fuerzas y su experiencia para crear el grupo Cooperativo RETA Spain (CRETAs), que pretende situar a España en la élite mundial en el uso y la investigación en radioembolización como tratamiento curativo para el cáncer hepático. 

"Nos hemos unido cinco Hospitales con formas de trabajo similares, con experiencia en la técnica de la radioembolización y que manejamos un número importante de pacientes al año. La idea del grupo es homogeneizar los protocolos de trabajo como si fuéramos un único centro, reunir la experiencia de todos y sumar casos para poder investigar, sacar conclusiones, hacer publicaciones, mejorar la aplicación de esta técnica y tener la posibilidad de participar en ensayos clínicos promovidos por la industria o por otros grupos relevantes", explica en un comunicado recogido por Ical el doctor José Martínez Rodrigo, radiólogo intervencionista del Hospital La Fe y miembro de la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista (SERVEI).

Entre todos los centros que se han sumado al grupo suman alrededor de 150 tratamientos con radioembolización hepática al año, cuyos datos serán centralizados a partir de ahora en un servidor alojado en la Universidad Politécnica de Valencia. Estas cifras equiparan a los Hospitales españoles con los grupos más relevantes a nivel internacional en este ámbito. La idea, según explica el doctor Martínez Rodrigo, es ir incorporando poco a poco al grupo a más centros nacionales que compartan la misma filosofía de trabajo "para ganar visibilidad a nivel internacional y para que las compañías farmacéuticas nos elijan para poder participar en estudios y ensayos clínicos, que ahora mismo suelen ir a parar siempre a grupos norteamericanos y alemanes, que manejan unas cifras de pacientes con las que nosotros individualmente no podíamos competir".

Radioembolización

La radioembolización hepática es un tratamiento relativamente novedoso que consiste en aplicar radioterapia por vía intraarterial para tumores hepáticos, fundamentalmente metástasis y tumores primarios de hígado (hepatocarcinoma y colangiocarcinoma). En principio, esta técnica se usaba en pacientes en estadios avanzados, pero la experiencia, según argumenta el doctor José Martínez Rodrigo, está demostrando que la radioembolización se puede utilizar también con buenos resultados en pacientes en estadios más precoces de la enfermedad. 

"Los datos más robustos los tenemos en la población en estadio avanzado, donde hasta la fecha no se ha demostrado un beneficio de supervivencia sobre sorafenib, pero sí mejores índices de tolerancia con menos eventos adversos. Como terapia puente al trasplante hepático, los datos existentes sugieren que la radioembolización es una alternativa razonable a la quimioembolización, con tolerabilidad mejorada, menos eventos adversos y algunos datos que sugieren una mayor tasa de respuesta y más tiempo tiempo hasta la progresión de la enfermedad. En la población en estadio temprano, la radioembolización se ha investigado en pacientes para quienes otras terapias curativas no eran posibles, con una alta tasa de respuesta, y además ha sido evaluada como alternativa a la embolización portal", explica el portavoz del grupo Cooperativo RETA Spain, que añade que, aunque aún faltan datos, la radioembolización podría desbancar en los próximos años a otros tratamientos como la quimioembolización o la ablación e incluso complementarlos y mejorarlos. 

"Este tratamiento de radiología vascular e intervencionista ha estado limitado durante años al tratamiento paliativo, pero ahora la guía del Barcelona Clinic Liver Cancer (BCLC) para el hepatocarcinoma la ha incorporado ya en estadios más tempranos como alternativa a la quimioembolización en tumores únicos de hasta 8 centímetros. Es muy posible que en un periodo de cuatro o cinco años el papel de esta técnica gane incluso mayor prevalencia", concluye.