scorecardresearch

Mecano, el mayor fenómeno del pop español

J.Villahizán (SPC)
-

El trío compuesto por Ana Torroja y los hermanos Nacho y José María Cano alcanzó en solo una década el cénit musical con himnos tan pegadizos como 'Maquillaje', 'Hawaii Bombay' o 'Cruz de navajas'

El grupo español Mecano en una foto de 1992 - Foto: EFE/ÁNGEL DÍAZ

Para muchos Mecano fue el mejor grupo de pop en la Historia de la música española. Nadie como ellos han quedado en el imaginario colectivo con canciones tan icónicas y recordadas como Maquillaje, Me colé en una fiesta, Perdido en mi habitación, Barco a venus, Hawaii Bombay, Aire, Cruz de Navajas, Hijo de la Luna, Un año más o El 7 de septiembre.

Hablar de Mecano es hablar de un clásico que no envejece a pesar de que ya fue hace 40 años cuando sacaron su primer disco, Mecano, allá por abril de 1982.

El trío formado por Ana Torroja (Madrid, 1959) y los hermanos Nacho (Madrid, 1963) y José María Cano (Madrid, 1959) marcaron una década dorada, la de los 80 y principios de los 90, dentro de la conocida como Movida madrileña, un movimiento cultural y artístico que rompió moldes y que estuvo abanderado por, entre otros, el propio Mecano, Alaska, Nacha Pop y Radio Futura.

Con estribillos pegadizos, rimas sencillas, temáticas posmodernas y una estética dulcificada pero rebelde Mecano se convirtió en un fenómeno que cambiaría para siempre el rumbo de la música en España. En tan solo 10 años alcanzaron una relevancia y una dimensión internacional desconocida para ningún grupo nacional anterior.

Curiosamente, Mecano no lo tuvo fácil en sus inicios. Padecieron el rechazo de varias discográficas (en Hispavox les despacharon porque no eran guapos y tener «pinta pobre»)  e incluso la que terminó apostando por ellos, la multinacional CBS, tuvo sus dudas.

Pese a que sufrieron la animadversión de ciertos sectores musicales el trío conectó con la sensibilidad de un público que aún se sacudía los últimos resortes de la dictadura mientras abrazaba la recién estrenada democracia.

Tal fue su aceptación que en unos pocos meses después de su aparición el grupo llenó el Pabellón de Deportes del Real Madrid y vendió 300.000 copias en solo 90 días.

Lucha de titanes

Incluso en los tiempos de aquel debut tan exitoso, el alma de Mecano ya estaba dividida entre los egos de los dos hermanos. Una rivalidad que con el tiempo terminaría destruyendo al grupo.

Y eso a pesar de que los dos compositores podrían haber aunado ingenios como lo hicieron muchos otros músicos en sus comienzos. En lugar de eso, Nacho y José María se encargaron cada uno de lo suyo e incluso grababan por separado, situación que acabó reflejándose en los distintos estilos a lo largo de su carrera.

Así, los temas de Nacho, más expansivos y comerciales, acapararon el éxito de la banda en la primera etapa, con hits como Barco a Venus, Hawaii Bombay o Ya viene el sol.

No fue hasta el cuarto álbum de estudio Entre el cielo y el suelo, lanzado por Ariola en 1986, cuando el sello de José María Cano se impone con canciones más maduras y eclécticas. De hecho, fue él quien proporcionó éxitos memorables al grupo con temas tan audaces como complejos como Cruz de navajas, Hijo de la luna o Me cuesta tanto olvidarte.

Descanso dominical y Aidalai, sus dos últimos discos, consolidaron a Mecano como el grupo español más famoso no solo en España sino también en Latinoamérica y parte de Europa.

En 1992 se tomaron un largo descanso dominical que, tras un breve reencuentro en 1998, se tornó definitivo. Aún hoy, el utópico regreso de Mecano sería la noticia más celebrada por varias generaciones que crecieron con su música. En todo ese tiempo, el grupo ha vendido más de 25 millones de copias, lo que le convierte en la banda nacional más popular en la historia.

 

ARCHIVADO EN: Pop, Ana Torroja, España