19 rutas de senderismo para andar Valladolid

R.G.R
-

La provincia aglutina una veintena de senderos homologados dentro de las rutas de Castilla y León. Ríos, vides, pinos..., y cientos de kilómetros para disfrutar

Sendero de la Atalaya. 5,4 kilómetros por Traspinedo, hasta un precioso mirador. - Foto: D.V.

Largos, cortos, circulares, llanos, entre laderas y colinas, con pinos o vides... Los 19 senderos incluido en las rutas de Castilla y León que transcurren por la provincia albergan sorpresas para el caminante y una enorme riqueza natural. Con la llegada del buen tiempo, son muchos los vallisoletanos que aprovechan estos caminos para practicar senderismo o simplemente para caminar en las primeras horas del día o cuando llega el ocaso. 
Se tata de caminos que ofrecen seguridad, señalizados bajo unas normas estandarizadas y reconocidas a nivel internacional, y que han pasado el sello de calidad de la Federación de Deportes de Montaña Escalada y Senderismo de Castilla y León para su homologación. 
Los caminantes van a encontrar una señalización completa que le permita el autoguiado sin pérdida, un trazado exento de riesgos, exceptuando los derivados de la climatología extrema que se da en nuestra geografía, e información de la ruta en los puntos de inicio y final en la que se incluye la distancia, el desnivel, el tipo de vial, recomendaciones, etc.
Tren Burra.  Ascensión al páramo desde Zaratán.Tren Burra. Ascensión al páramo desde Zaratán. - Foto: D.V.Los senderistas pueden disfrutar de todo tipo de paisajes en estas rutas que se extienden por toda la provincia. Viñas, ríos, cascadas, pinos, cereal, patrimonio industrial. Algunos se han creado bajo el paragüas de las denominaciones de origen, otras promocionadas por los ayuntamientos y otras, simplemente, por su riqueza paisajística. Los hay de grandes distancias divididos en varias etapas y también cortos, que se pueden hacer casi en menos de dos horas. 
Entre los primeros destaca el G-14 o Senda del Duero. Este camino comparte tramos con otros senderos de pequeño recorrido y con otros de mayor entidad. Encontramos hitos y señales (flechas amarillas pintadas a mano) de las tres variantes de los caminos a Santiago que pasan por la provincia desde que arranca en Peñafiel hasta que sale de la provincia por Castronuño.
En ocasiones, esta senda muestra tramos de vías de ferrocarril y puentes de hierro sobre el Duero como la vía en desuso ‘Valladolid-Ariza’ o la línea de ‘Medina del Campo-Zamora’ y también tramos de líneas de alta velocidad. Ofrece, además, el privilegio de incluir un ramal en la etapa 12 que brinda la oportunidad de tomar contacto con el yacimiento arqueológico de Pintia.
Sendero del Clarete. Un recorrido por la DO Cigales.Sendero del Clarete. Un recorrido por la DO Cigales. - Foto: D.V.Otro de los denominados largos es el GR-296 Senderos del Clarete.  Une Fuensaldaña con Santovenia de Pisuerga y permite conocer el paisaje, la arquitectura e infraestructuras que la cultura vitivinícola ha desarrollado durante siglos en esta zona. El sendero recorre 93 kilómetros. Castillos, cepas, los cortados de Cabezón, el Canal de Castilla...
Santibáñez de Valcorba es el único pueblo que tiene tres rutas en su término municipal. Sombría, Valcorba y Viñas son los tres nombres de rutas de entre una y dos horas de duración, todas ellas circulares, que transcurren entre pinos y laderas. El Camino de la Sombría es un sendero que se extiende por un nivel intermedio de una ladera, alternando una zona inicial de cierta vegetación arbórea (fundamentalmente pinos y algunas encinas), para posteriormente dominar la vegetación arbustiva, lo que permitirá al senderista ir disfrutando del valle del Valimón. El arroyo Valcorba es el eje de otra de las rutas. 
El sendero del Tren Burra es un sendero tradicional que discurre por el antiguo trazado del ferrocarril que comunicaba las poblaciones de Valladolid y Medina de Rioseco, prolongándose hasta Villalón de Campos. Actualmente se conserva bien el tramo de ascensión a la planicie del páramo, conocida como la ‘Cuesta del Reventón’ en Zaratán. Muchos viajeros recuerdan cómo esta subida, bordeando la ladera y ganando poco a poco en altura, se hacía realmente costosa.
Vinos de Rueda. Casi 40 kilómetros que unen entre sí las poblaciones de Medina del Campo, La Seca y Rueda.Vinos de Rueda. Casi 40 kilómetros que unen entre sí las poblaciones de Medina del Campo, La Seca y Rueda. - Foto: D.V.Cabezón de Pisuerga alberga dos rutas gracias en parte al río. Los cortados que hacen las laderas sobre el cauce han propiciado que se fomenten las rutas. El recorrido comienza en la zona de bodegas. Desde aquí se encara el ascenso del Cerro de Altamira por su cara oeste, avanzando entre pinos carrascos. Una vez alcanzada la parte más alta del Páramo de Valdecastro, hay que admirar las impresionantes vistas de la Vega del Pisuerga y los Montes Torozos.
entre pinos. La PRC-VA 31tiene doce kilómetros que transitan entre pinos. El sendero comienza en  Portillo, en la avenida del Castillo. Continúa hasta alcanzar el atril informativo del ‘Mirador Carramonte’, con vistas hacia el Valle Arenosa y pico Transmorisco. Se sigue por camino serpenteante, llano y de amplia traza hasta el kilómetro 3,68, donde girando en dirección sur se llega a la derivación marcada como ‘Pino Pinilla’, que da nombre a la ruta. Acaba de nuevo en Portillo. 
Los 40 kilómetros de la ruta de los Vinos de Rueda ayudan a conocer la denominación. Es un sendero circular que une entre sí las poblaciones de Medina del Campo, La Seca y Rueda. Se trata de una ruta ecuestre además de sendero, que discurre por vías pecuarias y caminos rurales. 
Los Cortados de Cabezón. Dos horas por la zona del río Pisuerga.Los Cortados de Cabezón. Dos horas por la zona del río Pisuerga. - Foto: D.V.La senda del Adaja es una pequeña ruta de nueve kilómetros que recorre las llanuras aluviales que conforman la confluencia entre los ríos Duero y Adaja. El PRC-VA 53 permite disfrutar de un recorrido totalmente llano y sin dificultades de tránsito entre cultivos, pinares y vegetación de ribera. 
En definitiva, rutas para todos los gustos y posibilidades que convierte a Valladolid es una provincia que se puede conocer a través de del camino. Una provincia para andarla. 


Ruta de la Pesquera del Adaja.  Algo menos de 9 kilómetros que recorre las llanuras aluviales que conforman la confluencia entre los ríos Duero y Adaja.
Ruta de la Pesquera del Adaja. Algo menos de 9 kilómetros que recorre las llanuras aluviales que conforman la confluencia entre los ríos Duero y Adaja. - Foto: D.V.