El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Situación Hidráulica

Protección altruista

Óscar Fraile - miércoles, 3 de abril de 2013
Una de las labores de Protección Civil es vigilar las riberas. - Foto: El Día
Veinticinco voluntarios de Protección Civil han colaborado en las tareas de control del río durante la crecida del Pisuerga · Trabajan de forma desinteresada y coordinados por la Administración

En una época en la que casi todo el mundo vive mirándose su propio ombligo, ajenos a los problemas de los demás, encontrar a un grupo de personas que dedica su tiempo libre a ayudar al prójimo es casi un milagro. Pero, por suerte, ese tipo de gente existe. Y un ejemplo son los voluntarios de Protección Civil de Valladolid, que durante estos días han colaborado con las Fuerzas de Seguridad, a cambio de nada, para evitar que la crecida del río provocase males mayores.


Y lo han hecho a pesar de que cuentan con unos medios muy limitados, «ridículos», llega a decir el responsable, José Luis Doncel. Unas carencias que se suplen a base de horas de trabajo. Las que pasaron, por ejemplo, en Puente Duero enseñando a los vecinos a proteger sus viviendas del agua y apilando sacos terreros. Horas como las que pasaron en las riberas del Esgueva, en el Pisuerga, controlando que nada se saliera de madre.


«Aparte de la labor de protección, también hacemos mucho trabajo de información y psicológico con la gente», explica Doncel. Se refiere, por ejemplo, a personas mayores que les llaman angustiados cuando tienen el agua en la puerta de su casa o a familias que no saben si es seguro permanecer dentro del inmueble.


Eso sí, el trabajo es siempre coordinado con la Administración, que es la que se encarga de desplegar a estos voluntarios, unos 40 en Valladolid, de los que 25 han trabajado en la crecida en los últimos días. Personas que, no hay que olvidar, colaboran en sus días de descanso o después de su jornada laboral. Cobrar, ni un euro.


Y hay de todo. Desde médicos hasta enfermeros pasando por Bomberos (o personas que tienen la misma formación) y técnicos de emergencia.


Todos se dividen en varios grupos: el sanitario, el de primera intervención, que se ocupa de asuntos como rescates o extinción de incendios, el de transmisiones o el de prevención y seguridad, que suele intervenir en actividades de ocio y deportivas.

FORMACIÓN
Aparte de la capacidad profesional de cada uno, Protección Civil también imparte cursos de primeros auxilios, de soporte vital básico y de extinción de incendios. Todo para estar preparados para afrontar las situaciones más complicadas. «Pero hay momentos de satisfacción, especialmente cuando la gente nos agradece lo que hacemos, con eso nos basta para irnos contentos a casa», señala Doncel.


En situaciones como las vividas en los últimos días es muy importante la prevención. Por eso Protección Civil dio un pequeño ‘tirón de orejas’ a una reportera de Televisión Española que se adentró en el Pisuerga hasta la cintura para elaborar una información. «Lo pusimos en Twitter como ejemplo de lo que no hay que hacer, pero no pensamos que fuese a tener tanta repercusión». Según el responsable de Protección Civil, esos periodistas corrieron un riesgo innecesario. «Un tronco que pasase debajo del agua les podía haber golpeado en las piernas y tirarles, o se podía haber movido la tierra del fondo». Sin embargo, no suele ser habitual que entre la población se sucedan actitudes temerarias. «La gente es muy comedida».


Por ahora el trabajo de las crecidas ha pasado, pero que nadie dude que, en cuanto vuelva a hacer falta, los voluntarios volverán a estar en la calle. «Han sido muchas horas de trabajo, mucha lluvia soportada, pero ya tenemos los uniformes secándose para cuando haya que utilizarlos otra vez», concluye Doncel.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
El Día de Valladolid digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol