El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Otra vez el VAR

D.V. - domingo, 25 de noviembre de 2018
Michel Herrero y Banega, en el Sevilla-Real Valladolid - Foto: LaLiga
El Real Valladolid pierde 1-0 en Sevilla tras ver cómo el árbitro anulaba dos goles a Unal. El más polémico fue el primero, en el que se interpretó que Toni Villa dificulta la visión al portero local y el VAR dio la razón al colegiado

El Real Valladolid no pudo con el nuevo líder de Primera. El Sevilla fue superior al equipo blanquivioleta durante muchos tramos del partido, pero entre el trabajo de un inspiradísimo Masip y la inquebrantable fe de los de Sergio, los andaluces tuvieron que sufrir hasta el último minuto para sumar los tres puntos. El colegiado anuló dos goles a Unal por fuera de juego y Vaclík sacó otro remate espectacular del turco ya en el 91 que habría supuesto el empate. Antes, Verde también había dejado un par de disparos espectaculares marca de la casa.

Pero enfrente había un equipazo liderado por Banega, Ben Yedder y, sobre todo, un Sarabia en plan estelar que puso el centro del único gol del partido, en el minuto 30, rubricado con un certero cabezazo por André Silva.

Ganó el Sevilla, sí, pero este equipo no regala nada y no sabe de excusas. Poco le importa si hay que echar mano del veterano Borja para equilibrar el 'trivote' local -formó en el eje de la medular junto a los fijos Michel Herrero y Alcaraz- o si tiene que jugar con un debutante como Joaquín de central, para suplir las bajas en la zaga; el defensa, por cierto, pareció llevar toda la vida jugando en Primera. Junto a él, volvió a brillar Masip, manteniendo vivo al equipo con su habitual seguridad, y dos de las incorporaciones desde el banquillo: Unal y Verde. El turco perdió la titularidad en beneficio de Cop y el italiano volvió a ser el revulsivo en los últimos veinte minutos, tiñiendo de blanquivioleta el final del encuentro.

Fue en ese tramo cuando llegaron los dos goles anulados. En el primero, en un córner, el turco remata de media chilena en el punto de penalti y el balón se cuela rasito, ajustado al palo izquierdo de Vaclík, sin que el arquero pudiese llegar; Toni Villa, en claro fuera de juego, hizo un leve gesto para dejar pasar el cuero y el árbitro y el VAR interpretaron que había influido en que el portero no llegara, pese a que daba la sensación de que no hubiera llegado igualmente.Otra vez el VAR, esta vez por omisión.

En el segundo gol anulado al '9' visitante, el colegiado no quiso ni echar mano del VAR porque tenía claro -como así fue- que Unal se había aprovechado de su posición ilegal para marcar tras el rechace del arquero a tirazo de Verde.

Y también el que pudo ser el tercero de la noche para el ariete turco, en otra espectacular acción dentro del área, que fue desbaratada con un paradón por el checo. No era el día.

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD