El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

19 de noviembre de 2018

Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río

Óscar Fraile - martes, 24 de julio de 2018
Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río
El Ayuntamiento arregló alguno hace meses, pero especifica que no todos son de competencia municipal, mientras que la CHD reconoce su existencia y dice que su caudal no representa un peligro medioambiental

La Asociación Amigos del Pisuerga ha finalizado una investigación sobre los vertidos urbanos de aguas residuales que acaban en el río. La conclusión es que hay más de 20 puntos en ambas orillas donde, de forma más o menos regular, se vierten desperdicios sin tratar que en muchas ocasiones proceden de viviendas y otros edificios que no están conectados a la red de saneamiento. Según el informe elaborado por la asociación, hay cinco que lo hacen de forma ininterrumpida.
Esta situación ya ha sido denunciada otras veces, aunque no de forma tan detallada como ahora, ante responsables municipales y de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). El Ayuntamiento es el responsable de algunas de estas instalaciones y, por tanto, de hacer las reformas necesarias para solucionar la situación, mientras que la CHD cumple una labor de vigilancia y, en su caso, sancionadora, aunque todavía no se ha llegado a ese extremo. Hay que tener en cuenta que no todas son de responsabilidad municipal, porque hay vertidos que proceden de instalaciones que son de titularidad privada en las que el Ayuntamiento no puede intervenir, salvo que lo haga con una ejecución  subsidiaria en casos en los que haya un riesgo medioambiental.
Hay once puntos detectados por Amigos del Pisuerga en la margen izquierda. Uno de los más importantes está a la altura del colegio Nuestra Señora de Lourdes. Se trata de un «manantial que puede recoger aguas de patio de la zona de los polideportivos». Lo cierto es que desde el colector que da al Pisuerga en esa zona sale agua con un color grisáceo. Además, también se suele formar espuma. Fuentes municipales aseguran que ese punto es de titularidad privada y que se trata de un problema que se generó hace años, en la acometida de la calle Gregorio Fernández. Durante las obras, el interceptor general se conectó con el aliviadero y desde entonces los vertidos van directamente al río. Otros puntos en esta orilla están a la altura del parque Ribera de Castilla, en los campos de fútbol que hay en Barrio España, en Arturo Eyries, bajo el puente de la Hispanidad, etcétera.
Algunos de estos colectores y aliviaderos son perfectamente visibles para los transeúntes. Otros, no tanto, ya que están tapados por la vegetación o en zonas de difícil acceso. Por ejemplo, en el ramal norte subterráneo del río Esgueva, en el que, según denuncia Amigos del Pisuerga, hay un vertido de aguas fecales de edificios de la calle Platerías y la plaza del Poniente.
La asociación se ha puesto en contacto con la CHD para facilitar el listado de 21 puntos donde considera que existe este problema. Después de recibirlo, la Confederación se ha puesto manos a la obra para analizar uno por uno. «Hemos visto que en alguno de ellos no salía nada, pero hay otros en los que la situación no parece la adecuada y hay que procurar arreglarlo», reconoce el comisario de aguas de la CHD, Ángel González. Eso sí, específica que el caudal no es tan elevado como para suponer un problema serio en términos medioambientales. González asegura que las sanciones, en caso de imponerlas, están en función del daño causado, pero nunca se ha llegado a este extremo porque la CHD siempre se ha encontrado con buena disposición del Ayuntamiento a colaborar, cuando se trata de competencias municipales.
De hecho, alguno de estos puntos ya se ha arreglado. Hace unos meses la Asociación comunicó a la Concejalía de Medio Ambiente el «excesivo caudal» que salía por uno de ellos y se solucionó «con mucha celeridad». Pero no siempre es fácil. En algunos casos es complicado encontrar el origen del vertido. En otros, realizar la obra para conectarlo a la red de abastecimiento puede ser costoso a nivel técnico y económico. 
Algunas veces estos vertidos salen por los aliviaderos, unas estructuras hidráulicas que tienen como función la salida del agua cuando se produce un aumento de caudal en la red de abastecimiento. De no existir, se produciría un exceso de presión. Uno de ellos, por ejemplo, recoge aguas sanitarias que proceden de Zaratán.
Amigos del Pisuerga también ha detectado diez puntos en la margen derecha. Por ejemplo, bajo el camino del Cabildo, enfrente de Mercaolid, denuncian «filtraciones de una fosa séptica de un chalé». A la altura de la calle Nueva del Río hay otros dos. «Uno, tras la esquina de cerramiento de una propiedad, mediante una tubería de pvc, y el otro, a unos 20 metros, a través de un colector de hormigón». Otros vertidos están a la altura de la calle del Ducado, aparentemente procedente de unas naves, en las inmediaciones del puente de Santa Teresa, a 25 metros del puente del Poniente y junto al polideportivo Pisuerga. La Asociación sospecha que puede haber mas vertidos, todavía no localizados. El comisario de aguas de la CHD incide en la dificultad que entraña en algunos casos detectar el origen de los vertidos para saber, por ejemplo, si proceden de un colector, de una comunidad de vecinos o de aguas parásitas.
Por eso la solución se demora tanto en el tiempo. Por ejemplo, a finales del año 2014 el Ayuntamiento selló una salida de aguas fecales a la altura del puente de Adolfo Suárez después de dos décadas de advertencias por parte de la CHD. Por entonces, la Confederación envió un escrito al Ayuntamiento y a Aguas de Valladolid para denunciar la gravedad de los vertidos a través de un colector que era originariamente de aguas pluviales, en los años 70, aunque con el paso del tiempo empezó a recoger aguas fecales de edificios del entorno de la calle Arzobispo José Delicado Baeza, entre las calles Jesús Rivero Meneses y Joaquín Velasco Martín. Un informe del anterior equipo de Gobierno reconocía que la situación era «inadmisible», de modo que se construyó un pozo de bombeo para redirigir el vertido a la red de saneamiento.
La legislación de aguas continentales considera como vertido cualquier emisión de contaminantes que se realice directa o indirectamente a las aguas continentales o al resto del Dominio Público Hidráulico, ya sea en superficie o subterráneo. No todos los vertidos son ilegales. De hecho, el Ayuntamiento puede conceder autorizaciones para realizar vertidos industriales a la red de saneamiento municipal.
Desde Amigos del Pisuerga inciden en que «la sociedad vallisoletana debería exigir que esto se solucione» porque el río es «patrimonio de la ciudad. «Parece que la gente se ha resignado a que el Pisuerga es un sitio para hacer botellón y mear, y eso no debe ser así», inciden las mismas fuentes.

> Haz tu comentario Nombre/Apodo Correo electrónico*
Aviso Legal
  • Los comentarios reflejan las opiniones de los lectores, no de El Día de Valladolid.
  • No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes o contrarios a las leyes españolas
  • No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
  • Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.
  • El Día de Valladolid se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.
  • Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río
    Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río
    Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río
    Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río
    Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río
    Vertidos de aguas residuales en más de 20 puntos del río
    Grupo Promecal
    El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
    Auditado por Logo OJD