El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

24 de septiembre de 2018

«Un policía se jubila con mil euros menos que un 'mosso'»

A. G. Mozo - martes, 10 de julio de 2018
Víctor González, secretario provincial de Jupol. - Foto: Jonathan Tajes
Entrevista a Víctor González, secretario provincial del nuevo sindicato de Policía: Jupol

Las ganas de «colaborar» de Víctor González (Salamanca, 1975) le han servido para convertirse en sindicalista policial cuando ni lo imaginaba. Él, policía de a pie, de los que patrullan las calles de Valladolid a bordo de un ‘zeta’, fue uno de los miembros más activos del movimiento Jusapol en Valladolid y cuando se decidió dar el paso de formar un sindicato desde el que tratar de materializar todos sus objetivos, se vio convertido en el primer secretario provincial de Jupol. Él, novato en esas lides, pero con muchas ganas de «trabajar por los compañeros», encabeza una iniciativa que tiene como primer objetivo el triunfo en las elecciones sindicales policiales de 2019 y, ya desde el interior del Consejo de la Policía, lograr la «equiparación real» de sus salarios y los de la Guardia Civil con los de otros cuerpos de ámbito autonómico como los Mossos d’ Esquadra.



¿Por qué se ha dado ese paso de convertir el movimiento Jusapol en un sindicato?

Jusapol es Justicia Salarial Policial, que, en un principio, nació única y exclusivamente para conseguir la equiparación salarial de los policías nacionales y los guardias civiles con todas las policías autonómicas, pero cuando se entra en negociaciones con el Gobierno, nos encontramos con que los sindicatos policiales y el Gobierno se niegan a que Jusapol esté presente en las negociaciones que había impulsado e, incluso, a que pueda ir de oyente a todas esas reuniones. Y ya cuando firman un acuerdo entre sindicatos y Gobierno sin contar con el resto de policías y guardias civiles, se toma la decisión de formar este nuevo sindicato de Policía Nacional y una asociación en la Guardia Civil, Jupol y Jucil, para poder estar dentro del Consejo de la Policía y la Guardia Civil y así poder ya negociar directamente con el Gobierno.



¿Y cómo nace esta organización en Valladolid?

Después de la firma del acuerdo con el Gobierno, se decidió convocar la manifestación en Valladolid del 24 de marzo y, a partir de ahí, se dio el paso. Se habló entre las personas que colaborábamos con Jusapol para poner en marcha Jupol, en principio, a través de una serie de gente voluntaria que se encargase de lanzarlo, para, después de estas vacaciones de verano, ya efectuar nuestras primeras votaciones y que, ya sí, se pueda presentar cualquier afiliado. Por el momento, hemos nombrado una serie de cargos para ponerlo en marcha, pero todo con personas voluntarias y con gente que, como yo, sigue trabajando con normalidad en sus puestos



¿Ninguno de los integrantes de la directiva de Valladolid había pasado antes por la cúpula de algún otro sindicato policial?

De Valladolid, ninguno. Es que no hay experiencia en tema sindical. Es simple voluntariado para poner en marcha un proyecto común.



Pero ahora sí les recuerdan que se han convertido en lo que siempre dijeron que no serían: un sindicato policial al uso...

Sí es verdad que todos los demás sindicatos policiales están bastante molestos con nosotros, pero no por el hecho de haber incumplido con nuestra palabra de convertirnos en un sindicato, sino porque piensan que se les va a acabar el chollo. Si conseguimos la representatividad esperada, vamos a ir al Consejo de la Policía y, una vez que consigamos la equiparación salarial, nos iremos de allí.



¿Sin ser un sindicato era imposible trabajar en pos de la equiparación salarial?

Era totalmente necesario dar este paso, porque nosotros no podemos luchar con las mismas armas con las que luchan ellos, porque nos hemos dado cuenta de que, aquí, sin una representatividad en el Consejo de la Policía no podríamos intentar reclamar lo que es nuestro. Si se hubiera contado con Jusapol desde un principio a la hora de negociar, de tomar decisiones... no se hubiera llegado a esto.



¿Y con qué fuerza nace Jupol en Valladolid?

En toda España contamos con 9.000 afiliados y en Valladolid somos 106, que está muy bien para dos meses que llevamos. ¿Los demás? Pues es que en Valladolid no tenemos datos de los otros sindicatos, pero creemos estar los terceros, muy cerca de los segundos, en número de afiliados, tras el SUP (Sindicato Unificado de Policía) y la CEP (Confederación Española de Policía); y sí tenemos claro que ya hemos rebasado a la UFP (Unión Federal de Policía) y el SPP (Sindicato Profesional de Policía).



¿Quiénes conforman la base social de Jupol? ¿Policías no sindicados o personas que están dejando a un lado a los sindicatos ‘tradicionales’ y apoyando a Jupol?

Pues hay de todo. Gente que llevaba cinco o seis años sin afiliarse, porque estaban ya hartos de su sindicato y gente que se ha sentido defraudada por su sindicato, porque le dijeron que se iban a hacer unas votaciones antes de aceptar cualquier acuerdo con el Gobierno y la realidad es que la votación que hicieron fue una farsa porque no contaron con todo el colectivo.



¿Los sindicatos ‘tradicionales’ les ven como una amenaza?

Ellos se piensan que Jupol ha nacido para ir en contra de ellos, pero no. Jupol y Jucil no llegan para luchar contra los sindicatos ‘tradicionales’, sino para luchar por los derechos de los policías y de los guardias civiles, para luchar por nuestros derechos, que es conseguir una equiparación para todos los policías y guardias. Otra cosa es que el día de mañana, por todo lo que ha pasado, los sindicatos ‘tradicionales’ (como les llaman) se caigan por su propio peso, pero es que, entonces, serán ellos los que se tengan que replantear qué han hecho mal.

¿Tan mal han hecho las cosas esos sindicatos ‘tradicionales’?

Son ya 30 años de negociaciones infructuosas. Por supuesto que en este tiempo han hecho muchas cosas por los policías, eso no se les puede negar, pero llevan mucho tiempo relajados, con sus tratos con el Gobierno de turno y lo único cierto es que, en 30 años, no hemos conseguido esa equiparación; es más, la brecha es cada vez mayor. Se han firmado varios acuerdos marco con los sindicatos que no se han cumplido y nunca han protestado lo suficiente para que se cumpliesen. Con este desencanto hemos tenido que decir basta y dar el paso de usar sus mismas herramientas para tratar de conseguir la equiparación.



¿Por dónde va a ir la negociación con el nuevo Gobierno?

La pelea es que todo el dinero que entre, debe hacerlo al complemento específico general, puesto que ahora se nos mete en un complemento denominado ‘específico singular’ que es pan para hoy y hambre para mañana, porque ni entran las pagas extraordinarias, ni afecta a 13.000 compañeros (policías y guardias) de segunda actividad y reserva, a los que les han dejado fuera del acuerdo y que no van a ver ni un euro; y son 13.000 compañeros que han estado durante los años más duros de la democracia en España, en el País Vasco o Madrid, con el problema del terrorismo, y no van a ver ni un euro de esta subida.



¿Por qué Jupol (y antes Jusapol) entiende que el acuerdo suscrito es insuficiente?

Es que el Gobierno usa números que no son reales, porque utiliza los números medios que le cuesta un policía o un mosso al Gobierno, porque el que paga siempre es el mismo: el Gobierno. Aquí lo que importa es el neto que recibe cada uno, mes a mes, y luego en la extra y en la jubilación, porque un mosso se jubila con la paga máxima y un policía se jubila con 1.350 euros. Es vergonzoso que, después de 30 o 40 años de servicio en las calles, cuando un compañero se jubile cobre mil euros menos al mes que un mosso. Y todo, con el mismo pagador: el Ministerio del Interior. Y haciendo las mismas funciones, o menos, en su caso, en todas esas comunidades.



¿Jupol tendrá liberados sindicales si llega al Consejo de la Policía?

Ahora mismo no los tenemos y todo el trabajo que estamos haciendo para montar el sindicato pues está saliendo de nuestro trabajo y de nuestras familias. Cuando entremos en el Consejo de la Policía, lo que no habrá son liberaciones totales, gente que ni pisa por la Comisaría. Si alguien debe liberarse para ir a una reunión o para hacer un viaje, lo hará, pero siempre de un modo justificado. Aquí lo que no habrá son unas liberaciones generalizadas. De momento, el Comité Ejecutivo Nacional, que ya estuvo el otro día en Valladolid, se está recorriendo España con sus días de asuntos propios y sus días de vacaciones.

¿Esa es la ejemplaridad que queréis llevar por bandera?

Es que creemos que se puede hacer sindicalismo de otra manera. Hay gente en los sindicatos que no les he visto nunca, porque ni siquiera han estado nunca en Valladolid. Son unas cosas que no deberían estar permitidas, porque si estás liberado sindicalmente, deberías estar en tú plantilla. En igual sentido, estamos totalmente en contra de los regalos que se hacen cuando hay elecciones sindicales en la Policía Nacional, que cuando llegan las elecciones regalan jamones, televisores, tablet... que nos parece que lo que se hace es comprar el voto, pese a que ellos lo justificaban como un regalo por un aniversario del sindicato o en un premio a la fidelidad. La gente nos pregunta que qué vamos a regalar en las próximas elecciones y nosotros respondemos que solo regalamos dignidad o... un abrazo. El objetivo es conseguir la equiparación y que eso sea el regalo, que vaya al bolsillo de cada uno.



¿En Valladolid tienen representación en las reuniones trimestrales con el comisario jefe provincial?

Pedimos que se nos invitase como oyentes, pero la de junio pasó sin que nos avisasen. Es tan triste como que se solicita un corcho para poner nuestras cosas, como los del resto de sindicatos, pero se nos niega porque, oficialmente, solo lo pueden tener los sindicatos representativos; sí, no estamos en el Consejo, pero es que tenemos afiliados a un 20% de los policías; si eso no es representación...


> Haz tu comentario Nombre/Apodo Correo electrónico*
Aviso Legal
  • Los comentarios reflejan las opiniones de los lectores, no de El Día de Valladolid.
  • No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes o contrarios a las leyes españolas
  • No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
  • Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.
  • El Día de Valladolid se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.
  • Grupo Promecal
    El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol