Los 'Paturros' se declaran culpables de traficar con droga

D.V. - lunes, 28 de enero de 2019
Los 'Paturros' se declaran culpables de traficar con droga - Foto: Europa Press
En el caso del 'Colorao', el cabecilla del clan, el pacto contempla una rebaja de nueve años de cárcel a algo menos de cinco, a cambio de su confesión. Uno de los siete 'paturros' que habían pactado sus condenas deja 'plantada' a la Audiencia

Seis integrantes del clan de los 'Paturros' que habían pactado con la Fiscalía de Valladolid distintas condenas por tráfico de drogas, tres de ellos además por tenencia ilícita de armas, han ratificado este lunes el acuerdo, con un conjunto de penas que suman casi 20 años, pero un séptimo, que también tenía cerrado el acuerdo, ha dejado 'plantada' a la Audiencia de Valladolid.

Este último, Jesús Ángel B.J, ha sido el único que no ha ocupado el banquillo para desesperación de su letrada defensora, y ello a pesar del acuerdo previo negociado con la acusación pública para que su condena, inicialmente de dos años y 10.000 euros de multa, se viera rebajada a un año y 6.400 euros.

Ante ello, la Sala ha decidido dar una nueva oportunidad al no compareciente para que, tras una nueva citación a través de la Guardia Civil o Policía Nacional, se presente el próximo viernes, a las 10.30 horas, para que ratifique la sentencia de conformidad pactada, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los otros seis 'Paturros' sí han comparecido para sellar de forma definitiva las condenas que 'in voce' ha leído el magistrado que presidía el tribunal y que, en su conjunto, suman casi dos décadas de prisión ya firmes para los encausados confesos que fueron detenidos en diciembre de 2016.

Tres de ellos, Alfredo M.L. ('Colorao'), su esposa, Rosa J.B; y su yerno, Antonio J.G, fueron juzgados ya en octubre de 2018 en la Audiencia Nacional por falsificación de moneda y pertenencia a grupo criminal y condenados los dos primeros a cinco años y el tercero a diez años y medio de prisión.

Gracias a este acuerdo, Alfredo M.L, el único que permanece en prisión y quien se enfrentaba inicialmente a nueve años de cárcel y 90.000 euros de multa, ha obtenido una condena de tres años y nueve meses por tráfico de drogas y otro año más por tenencia ilícita de armas, mientras que su esposa, a la que se pedían ocho años y 80.000 euros, ha visto reducida la pena a tres años y 35.000 euros.

"¡PAPI, TE QUIERO!"

Una hija del matrimonio, al término de la breve vista, se ha dirigido a gritos a su padre de forma cariñosa antes de que éste fuera conducido de nuevo por la Guardia Civil hasta el penal vallisoletano. "!Papi, te quiero, estás guapísimo!", es la frase que la hija ha dirigido al 'Colorao'.

El yerno de los anteriores, Antonio J.G, ha aceptado un total de cuatro años--tres por delito contra la salud y otro por tenencia ilícita de armas--y 35.000 de multa, en lugar de los ocho años y 80.000 iniciales; Emilio G.E. y Carmen F.B, esta última como cómplice y también con peticiones iniciales ambos de ocho años y 80.000 euros, han dado el sí a condenas de cuatro años y dos años, respectivamente, y multas, por el mismo orden, de 35.000 y 2.000 euros.

Un sexto procesado, Abraham B.L, para quien el fiscal interesaba una condena de dos años y multas de 10.000 euros por delito contra la salud pública en su modalidad de sustancias que no causan grave daño, ha aceptado un año y el pago de 400 euros.

Su detención se produjo el día 21 de diciembre de 2016 a raíz de las investigaciones policiales iniciadas al tener conocimiento de que pudieran dedicarse a la venta de drogas al por menor, con un escalafón ocupado en primer lugar por el presunto cabecilla, Alfredo M.L, alias 'Colorao', y su mujer, Rosa J.B, quienes a través de su domicilio en el barrio de Huerta del Rey coordinaban todas las actividades, gestionando la compra, almacenamiento, financiación y distribución de sustancias, principalmente cocaína y cannabis, tanto desde su propio inmueble como en la vía pública.

En un segundo nivel se encontraba Antonio J.G, alias 'Borja', pareja de la hija de Alfredo, y persona de máxima confianza, quien ejecutaba las órdenes de su suegro al objeto de vender al por menor la sustancia y asegurarse de su reposición, tanto en el domicilio del cabecilla como en otros inmuebles de distintos familiares, además de llevar las cuentas y de encargarse del cobro de las deudas y de evaluar los riesgos del endeudamiento de los clientes.

LA DROGA LA COMPRABAN EN CANTABRIA

También formaban parte del organigrama Emilio G.E. ('Bamba') y su mujer, Carmen F.G, en labores de localizar y preparar las negociaciones para la adquisición y transporte de la droga, la cual se adquiría, principalmente, en Cantabria, así como de almacenar en su propio domicilio aquella mercancía no destinada a la venta inmediata.
Su mujer se ocupaba también de guardar las armas de que disponían parte de los detenidos.

En el más bajo escalón se encontraban Jesús Ángel B.J, el único que no ha comparecido, y Abraham B.L, a los que se acusaba de vender marihuana a sus propios clientes y a alguno de los miembros de la supuesta organización.

La operación policial que condujo a su detención concluyó con la práctica de numerosos registros domiciliarios en los que los agentes se incautaron de distinta sustancias valoradas en cerca de 35.000 euros, entre ellas unos 270 gramos de cocaína, 360 de cannabis, cinco básculas de precisión, un molinillo con restos de 'coca' y una prensa artesanal.

En el transcurso de los registros también se hallaron dos pistolas manipuladas para poder disparar cartuchos armados y cerca de varios cientos de cartuchos, también manipulados, en los que se habían introducido bien balas blindadas o plomo artesanal.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD