Juzgan al hombre que incendió un piso con los vecinos dentro

D.V. - jueves, 7 de febrero de 2019
La Fiscalía pide para el acusado una condena de siete años de prisión

El vallisoletano que la madrugada del 29 de mayo de 2017 incendió, supuestamente, la vivienda de unos vecinos, con ellos dentro, en el barrio de Huerta del Rey se enfrenta a una posible condena de siete años de cárcel, según la petición inicial formulada por el Ministerio Fiscal.

En el juicio, previsto para este jueves y viernes, el encausado, José Andrés S.G, deberá responder como presunto autor de un delito de incendio con riesgo para la vida e integridad física de las personas, si bien la acusación pública le aplica la atenuante de alteración psíquica, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

En su escrito de calificación, el fiscal solicita siete años de cárcel, el pago de una indemnización de 4.106 euros en favor de las vecinas afectadas, E.C, su hija y la nieta, por los daños causados en su vivienda, junto con la prohibición de acercarse a las víctimas, su domicilio laboral y personal o comunicarse por cualquier medio con ellas por idéntico periodo de tiempo.

TRATAMIENTO PSIQUIÁTRICO

Dada la alteración psíquica del procesado, la acusación pública plantea también como medida de seguridad la sumisión de José Andrés S.G. a tratamiento en un centro psiquiátrico durante cinco años, ingreso que en caso de condena se ejecutaría de forma previa a la pena de cárcel.

Lo ocurrido se enmarca en la mala relación de vecindad que el procesado mantenía con sus vecinos de un edificio sito en la calle José Cantalapiedra, contexto en el que José Andrés S.G. ya ha sido condenado por delitos contra la Administración de Justicia y amenazas.

Así, en la madrugada del día 29 de mayo de 2017, y siempre según el relato de hechos de la acusación pública, el acusado, desde su domicilio, estuvo gritando de forma continuada y lanzando insultos contra sus vecinas del tipo "sois unas putas", junto con amenazas de muerte y otras lindezas en las que ya anticipaba que pretendía quemar su tienda y el coche.

Sin embargo, no fue hasta horas después, una vez ya acostadas las vecinas, cuando el acusado se acercó a su casa y arrojó por la ventana de la cocina unos papeles que previamente había incendiado y que provocaron un fuego que prendió en las cortinas y que puso en peligro la vida de las moradoras, que se encontraban ya dormidas.

Estas últimas, al percatarse de la situación, se levantaron para sofocar las llamas que amenazaban con extenderse por la casa e incluso con afectar a las conducciones de gas próximas, con peligro vital para las inquilinas del inmueble.

La petición de prisión para el presunto autor queda atenuada en este caso debido a que la acusación pública reconoce que el procesado presenta un trastorno inmaduro de la personalidad y abuso de alcohol que le genera una disminución leve de las bases psicológicas de imputabilidad desde el punto de vista médico-legal.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD