Briviesca recupera su fuero

SPC - martes, 12 de febrero de 2019
Fuero de Fernando IV restaurado por el centro autonómico de conservación. - Foto: Ical
El Fuero de Fernando IV emitido en 1299 vuelve al ayuntamiento burgalés tras haber sido restaurado por el centro de conservación

El municipio burgalés de Briviesca vuelve a contar dentro de sus límites el Fuero de Fernando IV después de haber sido restaurado por el centro de conservación y restauración de bienes culturales de Castilla y León, tras realizar los trabajos de conservación y restauración del mismo. Se trata de un Fuero, que es un privilegio rodado de Fernando IV (1299) que ha estado custodiado en el Archivo Municipal de Briviesca y que constituye uno de los documentos más antiguos y de gran valor histórico que conserva. El privilegio rodado de Fernando IV se emitió en Burgos el 2 de julio de 1299. Está manuscrito sobre soporte de pergamino con escritura gótica de privilegio, redactado conforme a las normas retóricas cancillerescas (invocaciones, intitulaciones reales solemnes del soberano con consorte e hijos, enumeración de reinos y señoríos…).
Además, refleja la historia y evolución de Briviesca a través de la confirmación del rey Fernando IV del fuero concedido por Alfonso VII, reinante con su madre, la reina Urraca en 1123, cuyo texto original fue copiado en el manuscrito, siguiendo las prácticas precisas de aquella época para la confirmación de privilegios.
Asimismo, figura otra nota de confirmación dada por Alfonso VIII, hijo del rey Sancho III de Castilla y nieto de Alfonso VII, que hizo juntamente con su mujer, la reina Leonor, de los fueros concedidos a Briviesca por su abuelo. Es un documento de gran relevancia histórica, gracias al cual se conoce hasta donde llegaban los términos de la Villa, entonces constituida por barrios distantes. Además, a través de los privilegios y exenciones que enumera, tendentes a favorecer la repoblación, aporta noticias de tributos, lo cual equivale a un verdadero fuero.
Su estado de conservación mostraba el deterioro propio por envejecimiento de los materiales y las condiciones de montaje y ubicación, que no eran adecuadas, causantes de acumulación de polvo y suciedad. Asimismo, el soporte del pergamino presentaba deshidratación, deformaciones y arrugas, debido a condiciones desfavorables de humedad relativa. Presencia de manchas de diferente origen, marcas de dobleces, pliegues y zonas pérdidas provocadas por manipulaciones sufridas en el pasado.
riguroso criterio. El proceso de restauración llevado a cabo ha seguido un «riguroso» criterio de conservación-restauración dirigido a recuperar los valores físicos y funcionales, garantizando la conservación y salvaguarda del contenido documental, histórico y artístico, con un respeto «absoluto» de los elementos originales.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD