El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

25 de septiembre de 2018

La Junta repetirá las oposiciones para personal de servicios

SPC - S.G. - martes, 4 de septiembre de 2018
La Consejería de la Presidencia ha resuelto los recursos contra la oposición de personal de servicios celebrada el pasado 3 de junio y establece que debe repetirse el examen porque en el test que debía tener preguntas prácticas había un 30% teóricas

En el mes de enero de este año se convocaron 384 plazas para personal de servicios, destinadas fundamentalmente a trabajar en las residencias para personas mayores y personas con discapacidad y en los centros educativos de la Administración autonómica. Para acceder a esas 384 plazas se matricularon 18.889 personas; por tanto, una competencia muy alta dada la proporción del número de 49 opositores por plaza. El examen, que consistía en un test de 80 preguntas, se celebró el 3 de junio.



Tras el examen, se presentaron un total de 457 alegaciones, centradas básicamente en dos cuestiones: falta de concordancia entre el contenido del examen con las tareas propias del personal de servicios más el grado de dificultad y vulneración de las bases de la convocatoria al incluir cuestiones teóricas en la parte práctica del examen.



Sobre la falta de concordancia entre el contenido del examen con las tareas propias del personal de servicios y que este era muy difícil, la resolución de los recursos concluye -después de haber solicitado informe al tribunal calificador- que todas y cada una de las preguntas del examen estaban incluidas en los 12 temas del programa que se publicaba junto con la convocatoria. Otra cosa es que, efectivamente, el nivel de dificultad fuera alto, porque había que seleccionar entre más de casi 19.000 personas para 384 plazas, según informa la Junta en un comunicado.



"La menor o mayor dificultad del examen es una cuestión completamente subjetiva, pues muchas alegaciones mantienen que la dificultad era muy elevada pero también se han recibido alegaciones de opositores que consideran que el examen era asequible y ajustado a la convocatoria. En todo caso, la resolución no puede entrar a considerar si el examen era fácil o difícil, sino en verificar que todas las preguntas se incluían en alguno de los 12 temas del programa, y esa cuestión ha quedado fuera de toda duda: todas las preguntas estaban incluidas en el temario. Una vez probado este extremo, el tribunal calificador puede -dentro de la discrecionalidad que les concede la normativa de función pública a los tribunales de oposición- elegir libremente las preguntas y determinar también libremente el nivel de dificultad de las mismas siempre que estén incluidas en los temas del programa", indican.



En relación con las alegaciones relativas a que se vulneraron las bases de la convocatoria por incluir cuestiones teóricas en la parte práctica del examen, la convocatoria indica que el test debe tener 80 preguntas divididas en dos partes, teórica y práctica, dando prevalencia a la parte práctica ya que es eliminatoria frente a la teórica, que no lo es.



La resolución concluye que, en este punto, el examen no ha respetado la convocatoria, porque entre las 40 preguntas de la parte práctica hay al menos 13, más del 30 %, que en lugar de versar sobre cuestiones prácticas preguntan, por ejemplo, por denominaciones de leyes o por numeraciones de artículos de una Ley.



Dado que más del 30 % de las preguntas de la parte práctica incurren en esa discrepancia con las bases de la convocatoria se debe anular toda la parte práctica de acuerdo con la jurisprudencia. Las bases dan prevalencia a la parte práctica sobre la teórica, pues la primera es eliminatoria y la segunda no, y además el test es un solo ejercicio con entidad única, por lo que la resolución concluye que debe repetirse el ejercicio íntegro.



La legislación permite al tribunal calificador -que tiene absoluta discrecionalidad técnica y no está sometido al principio de jerarquía en su funcionamiento- determinar con libertad las preguntas y su grado de dificultad, pero cumpliendo las bases de la convocatoria, que es “la ley” del proceso selectivo concreto y además es conocido con antelación por todos los opositores.



Las bases de la convocatoria, entre otros aspectos, establecen el temario sobre el que se va a preguntar, el tipo del examen, si se van a celebrar una, dos, tres o las pruebas que sean para superar el proceso… Esas bases se pueden impugnar, pero si no se recurren en tiempo y forma - y no se han recurrido- los opositores no pueden cuestionarlas; sí pueden alegar que el tribunal no ha respetado las bases, que es lo que la resolución concluye que ha ocurrido al incluir contenidos teóricos en la parte práctica del test.



Convocatoria de nuevo examen



Una vez resueltos los recursos presentados, la resolución levanta la suspensión del proceso, que puede continuar. A la vista de que es preciso realizar un nuevo examen, los ejercicios realizados no se corregirán, permaneciendo en los sobres lacrados, y se convocará un nuevo examen al que podrán presentarse los opositores que en su día figuraban en la lista de admitidos. La fecha del examen, de acuerdo con las bases de la convocatoria, la determinará el tribunal calificador.


Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol