Las ventas de Ribera y Rueda caen en 30 millones de botellas

R. Gris - miércoles, 16 de enero de 2019
Bodega vallisoletana.
Ambas denominaciones de origen entregaron 161 millones de contraetiquetas a las bodegas frente a las 189 de un año antes. Ribera reconoce que han dejado mercados «desabastecidos» por culpa de la mala cosecha de 2017

Las ventas de las denominaciones de origen vitivinícolas de la provincia se desplomaron durante 2018 en casi 30 millones de botellas. Así lo ponen de manifiesto los propios datos que manejan tanto Ribera del Duero como Rueda en la entrega de contraetiquetas a las bodegas para la posterior comercialización de vino embotellado. Ambos consejos reguladores proporcionaron 161.499.422 contraetiquetas durante el pasado año, una cifra que en nada se asemeja a las 189.551.066 que sumaron entre ambas tan solo un año antes. Un descenso que supone un descenso muy pronunciado de casi 30 millones de botellas. 
En ambas denominaciones lo tienen claro. Este descenso no se ha producido por una caída de la demanda de los mercados, sino que la mala cosecha registrada durante la vendimia de 2017 con una «importante pérdida» en la cantidad de uva recogida ha ocasionado que las bodegas no dispongan del vino suficiente y que las ventas se hayan visto reducidas. 
En concreto, ambas denominaciones han registrado una caída del 14,7 en tan solo un año. Esta circunstancia supone que algunos mercados tradicionales de los vinos de la provincia «han sido desabastecidos». Así lo explica el presidente de la DO Ribera del Duero, Enrique Pascual, quien matiza que se ha vendido menos en todos los mercados como consecuencia de la falta de vino. 
En el caso de Ribera ha sido la denominación más afectada, ya que las ventas han descendido casi en 20 millones el número de botellas comercializadas al pasar de los 97 millones a los 79. Esta bajada rompe con la tendencia alcista que se venía registrando durante los últimos años con continuas subidas año tras año que no se habían truncado nunca desde 2004. Ese año, las bodegas ribereñas comercializaron 49,6 millones de botellas y desde entonces la denominación no había parado de subir hasta este año. 
La bajada en Rueda no ha sido tan pronunciada, aunque también ha estado cerca de los nueve millones de botellas. 
Para las bodegas de ambas denominaciones esta caída supone «una importante» bajada en la facturación anual, aunque desde los consejos reguladores esperan que la cosecha de este año devuelva a unas cifras «más habituales» las ventas. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD