El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

21 de septiembre de 2018

León de la Riva fue "imprudente", pero actuó sin "malicia"

Ical - lunes, 30 de julio de 2018
Juicio por el caso Comfort Letter contra León de la Riva y dos exconcejales del PP en el Ayuntamiento de Valladolid. - Foto: Ical
La Audiencia Provincial de Valladolid, que absuelve al exalcalde a los y dos exconcejales Alfredo Blanco y Manuel Sánchez en el caso 'Comfort Letter' entiende que no hubo "dolo falsario" en la firma de esos avales por parte del 'popular'

La Audiencia Provincial absuelve al exalcalde de Valladolid Francisco Javier León de la Riva y a los exconcejales Alfredo Blanco y Manuel Sánchez de todos los delitos de los que se les acusaba en el caso de los avales del soterramiento del ferrocarril - 'comfort-letter'-. De la Riva estaba acusado de tres delitos de prevaricación y falsedad documental, por los que la Fiscalía pedía nueve años de cárcel y 27 de inhabilitación, y los concejales de tres delitos de prevaricación.



En la sentencia, el Tribunal considera que existe una “posible ilegalidad administrativa”, pero asegura que los hechos no tienen entidad penal al no concurrir en la conducta de los acusados el “elemento subjetivo de dicho delito, que es actuar a sabiendas, esto es con dolo penal”.



Además, respecto a la falsedad documental, la Sección Segunda de la Audiencia considera que el caso de León de la Riva no concurre el “dolo falsario que caracteriza el delito de falsedad documental, de ahí que se absuelva por dicho delito. La conducta de tal acusado es constitutiva de una imprudencia, pero no dolosa y el delito de imprudencia de falsedad documental ha prescrito". Por ello se le absuelve también del mismo.



El tribunal argumenta que De la Riva no actuó con “malicia o con intención fraudulenta de alterar o mutar la verdad, es decir con dolo falsario en la firma de estos documentos; sino, más bien, con negligencia grave en la medida de que no se cercioró, pudiendo y debiendo hacerlo”, y señala que para la firma de las cartas de conformidad era preciso recabar autorización del Pleno de Ayuntamiento y la autorización del órgano de tutela de la Junta de Castilla y León en el supuesto de existir un Plan económico financiero aprobado o cuando el nivel de endeudamiento superara el 110 por ciento, lo que acaecía en las dos últimas cartas.



La Audiencia Provincial también reprocha al exalcalde que no siguiera el procedimiento legal en las cartas de conformidad. “Estimamos que actuó de forma claramente negligente, con alto grado de ligereza y despreocupación, pero no apreciamos datos que revelen una intención torticera de perjudicar deliberadamente al Ayuntamiento”.



En este sentido, también explica que aunque se trata de una ilegalidad administrativa grave que ha provocado la nulidad de pleno derecho, “no puede identificarse con el delito de prevaricación”, ya que ni la actuación del exregidor ni la de sus concejales estuvo movida por un “interés de perjudicar al Ayuntamiento o beneficiar a alguien, es decir, por una finalidad espuria”.



Al mismo tiempo, se apunta que no consta que se haya producido perjuicio económicamente al Ayuntamiento, y se argumenta que en aquellos momentos las cartas de conformidad era documentos “desconocidos” para todos los acusados. “No existía ningún precedente anterior en el Ayuntamiento. Tanto el Secretario como el Interventor en aquellas fechas afirmaron que no conocían la naturaleza jurídica de esas cartas” .



Juicio. La vista oral se llevó a cabo los días 3, 4 y 5 de julio, y en su transcurso, la Fiscalía mantuvo la solicitud de condena de nueve años de cárcel y rebajó de 33 a 27 años la inhabilitación para ejercer como concejal al exalcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, por las tres cartas de conformidad ('comfort letter') que firmó en los años 2008, 2010 y 2011 como avales para el soterramiento de las vías ferroviarias. Para los dos exconcejales la Fiscalía pedía 24 años de inhabilitación especial.



Durante el juicio, León de la Riva confesó que desconocía el contenido y alcance de las cartas de conformidad, porque, pese a su amplia experiencia política desde 1987, nunca había oído hablar de estas cartas ni jamás antes había tramitado alguna en el Consistorio. “¿Por qué tengo que saber lo que es una ‘comfort letter’ cuando los más altos funcionarios del Ayuntamiento -en referencia al interventor y secretario general- tampoco lo sabían?”, se preguntó.



Además, De la Riva reconoció el “calvario” que ha sufrido él y su familia y cargó contra el Ministerio de Fiscal por solicitar para él una pena superior a la condena de los miembros de La Manada, por la agresión sexual a una joven en Pamplona, o a los acusados de cometer un presunto “golpe de Estado” en Cataluña.


> Haz tu comentario Nombre/Apodo Correo electrónico*
Aviso Legal
  • Los comentarios reflejan las opiniones de los lectores, no de El Día de Valladolid.
  • No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes o contrarios a las leyes españolas
  • No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
  • Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.
  • El Día de Valladolid se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.
  • Grupo Promecal
    El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol