El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Mal otoño micológico en la Comunidad pese

SPC - sábado, 1 de diciembre de 2018
Mal otoño micológico en la Comunidad pese
El sector reconoce que ha sido una mala temporada y aunque todavía se pueden recolectar setas de cardo, níscalos, angulas de monte y lengua de vaca en los bosques consideran que será difícil de remontar

El balance global de la campaña micológica otoñal en Castilla y León ha sido “malo” por las escasas precipitaciones registradas en septiembre y octubre, a pesar de que, durante el mes noviembre, se ha producido un repunte en la producción micológica, según apuntó a Ical el director del Instituto Europeo de Micología, Fernando Martínez Peña.

Los recolectores de la Comunidad han podido recoger algunas especies durante este mes por las abundantes precipitaciones y la ausencia de heladas importantes, y agregó que atendiendo a la información de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) es probable que en los próximos días todavía se podrán recolectar en los bosques especies típicas, ya que no se prevén heladas fuertes los próximos días.

“Los suelos forestales tienen un alto grado de humedad por lo que es previsible que todavía podamos disfrutar de algunas especies como los níscalos (lactarius grupo deliciosus), las capuchinas (tricholoma portentosum), las angulas de monte (cantharellus lutescens)  y la lengua de vaca (hydnum repandum). Una vez que lleguen las heladas fuertes y frecuentes la campaña se dará por concluida”, destacó Martínez Peña.

El Instituto Micológico Europeo indicó, además, que este otoño la zona este y norte de la Comunidad (Soria, Burgos, Palencia), se ha comportado en términos ‘fungis’ “un poco mejor”, es decir, que han podido contar con mayores producciones, pero insistió en que  “ha sido un otoño malo en general”.  

El repunte de la recolección en noviembre ha facilitado la recolección de la seta de cardo (pleurotus eryngii), que ha sido una  de las especies más abundantes en las últimas semanas. Esto es debido, según Martínez Peña, a su forma de nutrición (saprobia), que descompone la raíz muerta del cardo corredor y al no estar ligada en simbiosis micorrícica, recupera las condiciones de fructificación con más facilidad.

Otras especies micorrícicas que también han fructificado durante este mes, aunque en menor abundancia, fueron los níscalos (lactarius grupo deliciosus) y los boletus grupo edulis que experimentaron “una leve” fructificación en algunos puntos de la Comunidad. También se recogieron las capuchinas (tricholoma portentosum), las angulas de monte (cantharellus lutescens)  y la lengua de vaca (hydnum repandum).

Igualmente, fructificaron otras muchas especies saprobias de géneros como macrolepiota, lepistas, clitocibe y agaricus, entre otras.

El director del Instituto significó que, lamentablemente, la producción de una de las especies más codiciadas como son los boletus ha sido muy leve, a pesar de que los escasos que fructificaron tuvieron una “gran calidad” en noviembre.

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD