El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

13 de noviembre de 2018

Las auxiliares de Renault comienzan a aplicar recortes

Óscar Fraile - miércoles, 20 de junio de 2018
Las auxiliares de Renault comienzan a aplicar recortes
Empresas como Treves, Lamentron Ibérica, Asientos de Castilla y León y Adient recurren a despidos y regulaciones de empleo por la bajada de producción que se avecina tras la decisión de la firma gala

Cada decisión que toma Renault en Valladolid provoca una reacción en cadena en las decenas de empresas auxiliares que trabajan para ella. Ya sucedió con la llegada del Captur. El inicio de fabricación y el buen ritmo de ventas provocó que las compañías que servían materiales como los asientos, la pintura y las ruedas multiplicasen su trabajo, pusiesen en marcha nuevos turnos y contratasen a más trabajadores. Por eso es irremediable que ahora se produzca el efecto contrario.

El pasado día 7 la multinacional francesa confirmó que el 23 de julio suprimirá el turno de noche en Palencia y que el 13 de agosto lo hará en Valladolid. Renault tomó esta decisión después de mantener dos reuniones con los representantes de los trabajadores que no sirvieron nada más que para confirmar lo que había avanzado a finales de mayo.

Por entonces algunas empresas auxiliares ya estaban al corriente de lo que iba a ocurrir. Y, de hecho, no han tardado en mover ficha. Una de las que no lo ha hecho todavía, pero lo hará en breve, es Lamentron Ibérica. Esta pyme, ubicada en el polígono de San Cristóbal, se encarga del montaje integral de las ruedas. Desde la colocación del neumático hasta la presión y el rectificado. También las trasladan a la planta de Valladolid para que Renault solo tenga que montarlas en las líneas del Captur y el Twizy. «Seguramente tengamos que prescindir de cuatro o cinco personas, pero no será hasta el mes de octubre», asegura Áureo Gómez, responsable de una empresa que ahora tiene 29 empleados y que cuando llegó el Captur tuvo que poner en marcha un segundo turno.

Otra de las compañías que se verá afectada es Treves, situada en Aldeamayor de San Martín, encargada de la fabricación de productos para el revestimiento interior de los vehículos y de su insonorización. Bien es cierto que la compañía tiene previsto aplicar medidas de flexibilidad que no supongan el despido de ninguno de sus cerca de 120 empleados. Por ejemplo, expedientes de regulación de empleo y bolsa de horas. «Todas las bajadas de producción afectan, lo que pasa es que todavía no sabemos cuándo se producirán porque la previsión de fabricación para Renault llega de semana en semana», explican fuentes de la compañía. Es decir, aplicando la filosofía que se conoce como just in time. Treves trabaja actualmente a tres turnos, pero todo hace indicar que no podrá mantenerlos cuando Renault suprima los suyos.



 



ASIENTOS. Otra de las empresas que sufrirá los ‘efectos colaterales’ es Adient, antigua (antigua Johnson Controls). En sus instalaciones, situadas en Mojados, se montan los asientos para el Captur. Fuentes de la plantilla aseguran que la empresa ya les ha comunicado «verbalmente» que el próximo 11 de agosto desaparecerá el turno de noche, que da empleo a unas 65 personas de las cerca de 350 que integran la factoría. Estos profesionales se encargan de ‘vestir’ los asientos delanteros y traseros después de montar las armaduras. Es decir, colocar la tela, el cuero, la espuma, etcétera. Después una empresa externa se encarga de trasladar el material a la instalaciones de Renault. «Ya nos lo esperábamos, aunque estamos a la espera de que nos lo comuniquen por escrito», aseguran fuentes de la plantilla. Adient trabaja exclusivamente para la planta de Montaje de Renault, lleva unos cuatro años con el turno de noche y algunos de sus empleados iban a beneficiarse ahora de una mejora automática de la categoría por el tiempo que llevan contratados allí, añaden las mismas fuentes. Pero ahora muchos empleos quedan en el aire.

La incertidumbre también está instalada en Faurecia. Esta multinacional francesa tiene dos fábricas en Valladolid vinculadas a la automoción. Una de ellas está en el polígono Arroyo Berrocal y monta los asientos para el Kadjar y el Mégane, que se fabrican en Villamuriel de Cerrato (Palencia). Su producción está tan ligada a la de Renault que la empresa les confirmó el pasado viernes la eliminación del turno de noche a partir del 23 de julio. La medida afectará a 85 personas. Esta  empresa llegó a tener más de 400 trabajadores hace casi una década, cuando se ocupaba de la fabricación de más partes del asiento, como el cojín trasero y el respaldo. Pero ahora este trabajo se hace en Portugal y esta planta se centra en las butacas de los asientos delanteros, con una plantilla de unos 250 trabajadores. 

Por otro lado, hay otras empresas que trabajan para Renault que podrán capear mucho mejor el temporal. Por ejemplo, PPG Ibérica, situada en Laguna de Duero y proveedora de pintura para la marca del rombo. Fuentes de la compañía señalaron que es más que probable que se produzca una bajada de la producción en las próximas semanas (que aún está por determinar), pero el hecho de trabajar para diversas marcas hará que puedan superar este bache sin reducciones de plantilla ni regulaciones de empleo. Fuentes de la plantilla confirmaron que la Dirección no les ha comunicado nada sobre movimientos.

También será muy limitado el efecto que tenga en Lingotes Especiales, tanto en la fundición como en su filial, Frenos y Conjuntos. Renault es uno de sus clientes, pero tiene muchos más. «Está claro que afectará a todos, pero para nosotros será una disminución muy pequeña», explica su presidente, Vicente Garrido Capa.

Además de todas estas empresas de producción, también hay que tener en cuenta que la medida de Renault afecta a otras de servicios. Por ejemplo, las de limpieza y las de transporte. Los sindicatos calculan que por cada empleo que se pierde en la firma del rombo ‘caen’ otros 2,5 en las auxiliares. Si se aplicase esta fórmula, que tiene un amplio margen de error, los 1.400 afectados (600 de Valladolid y 800 de Palencia), se convertirían en unos 3.500.



 



LA ESPERANZA DE 2018. Todos ellos tienen la esperanza de que el año que viene vuelva a remontar la situación gracias al nuevo vehículo que se empezará a fabricar en Valladolid. Además, este año también se pondrá en marcha la planta de inyección de aluminio, que generará otros cien empleos indefinidos. En el proyecto del nuevo vehículo Renault volverá a tener muy en cuenta a los proveedores locales. Forma parte de su política, y por eso la Junta ha impulsado un parque de proveedores a la medida de la marca francesa. El objetivo es que se instalen allí, junto a las instalaciones de Renault, para reducir costes logísticos y ganar en competitividad.


> Haz tu comentario Nombre/Apodo Correo electrónico*
Aviso Legal
  • Los comentarios reflejan las opiniones de los lectores, no de El Día de Valladolid.
  • No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes o contrarios a las leyes españolas
  • No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
  • Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.
  • El Día de Valladolid se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.
  • Grupo Promecal
    El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol