El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

19 de agosto de 2018
Local
Educación

Los primeros maestros, los padres

Redacción - jueves, 17 de febrero de 2011
El colegio Sagrada Familia es pionero en Valladolid en implantar este curso el Método Doman de estimulación temprana en alumnos de Infantil y también pondrá en marcha una Escuela de Padres

Potenciar las capacidades del niño e intensificar los lazos afectivos con sus progenitores. Estos son los dos pilares que sustentan la decidida apuesta del colegio Sagrada Familia por la estimulación temprana. La iniciativa, pionera en Valladolid, propugna incluir el famoso Método Doman como eje transversal de la formación en los primeros niveles educativos del centro, sito en la calle Guadalete. Según confirma la directora del colegio, Elena Gallardo González, este innovador proyecto se comienza a implantar este curso y abarcará las edades comprendidas entre 1 y 5 años.

El Método Doman recibe este nombre en honor al doctor Glenn Doman, quien comenzó a realizar tratamientos de estimulación neuronal en niños con lesiones cerebrales hace más de 50 años. Asimismo, Doman fundó, a finales de la década de los 50, los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano en Filadelfia y centró sus prácticas en movimientos progresivos, muy eficaces tanto en áreas motrices como intelectuales, de los niños. Entonces, ¿por qué se ha tardado tanto en implantar en los sistemas educativos europeos?

«En realidad, la pregunta que habría que hacerse es cómo no se ha implantado antes. El método funciona y está sistematizado, por lo que no se están realizando "experimentos". El niño fortalece sus potencialidades a través del juego. Además, el 50% del fracaso escolar tiene que ver con los problemas de lectoescritura, que se minimizan o desaparecen con unos programas adecuados de estimulación», señalan al unísono Gallardo y el coordinador del programa en el centro, José Luis Cubero Fernández.

La estimulación de los pequeños se realiza en el aula a diario y no menos de tres veces al día. Sin embargo, los expertos destacan que lo que se busca no es que el niño memorice aquello que se le muestra en las miles de colecciones de láminas (bits), que abarcan todas las áreas del conocimiento. «Lo que se quiere es estimular determinadas conexiones neuronales y amplificar las capacidades preexistentes en el menor. No es un método dirigido a superdotados, ni se busca la superdotación en los escolares, tampoco se pretende que el niño memorice lo que se le muestra en las láminas, pero sí está demostrado que aplicando este método de manera sistemática las capacidades se potencian», afirma Cubero.

Pero los objetivos del colegio no se centran solo en alcanzar la excelencia intelectual. El método también abunda de manera especial en otras dos áreas como la social y la física-motórica. «Existen unos patrones básicos de movimiento con ejercicios de arrastre, gateo, braquiación y marcha. Buscamos que la base sobre la que se asienta la formación del niño sea sólida y en ocasiones la estimulación no sólo es intelectual. De ahí, la importancia del gateo en el Programa de Desarrollo Básico (PDB), que da consistencia al cerebro medio, soporte de toda actividad superior, desde la lectura a la resolución de problemas. El gateo es además un seguro neurológico», señala Gallardo.

Sin embargo, no todos los objetivos del colegio Sagrada Familia en el ámbito de la estimulación temprana están centrados en los alumnos. Los padres también son una parte importante del proceso.

Por ello se ha programado un curso de estimulación temprana dirigido a ellos para este viernes y sábado (18 y 19 de febrero) bajo el nombre de El potencial de un bebé es inmenso ¿Por qué no aprender a estimularlo? «El curso está dirigido a padres con hijos de entre 3 y 36 meses y es requisito imprescindible para acceder a la escuela de padres. Pero no sólo ellos pueden inscribirse. La matrícula está abierta a todas aquellas parejas que quieran conocer el método y también a aquellas que estén pensando tener un hijo y quieran educarlo utilizando el Método Doman», destaca Cubero.

Ésta es la segunda gran apuesta del centro para este curso. De lunes a viernes y entre las 16.30 y las 19.30 horas se desarrollará en el colegio una Escuela de Padres en la que las familias podrán aplicar el método asesorados por profesionales expertos y tendrán acceso a todas las colecciones de bits, que podrán usar en el colegio o en casa. Asimismo, el colegio cede un espacio de sus instalaciones, ya adaptadas a estas prácticas de aprendizaje y maduración, a aquellos padres que participen.

«Los primeros años son decisivos en el desarrollo neuronal y los padres conseguirán fomentar el vínculo afectivo con sus pequeños y, además, que cada niño desarrolle al máximo sus capacidades (autoestima, excelencia física y social, cálculo rápido, capacidad creativa y velocidad de lectura comprensiva)». Porque como dice el propio Doman, «en el niño pequeñito arde un infinito deseo de aprender».

Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol