El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

20 de enero de 2018
Local
Patrimonio

125 años de arte y comercio en el Pasaje Gutiérrez

Luis Amo - viernes, 12 de noviembre de 2010
La propiedad ha rehabilitado el corredor en lo referido a su limpieza, cambio de iluminación y restauración de los murales de los techos

Limpieza de cara. La propiedad del Pasaje Gutiérrez ha sometido a un proceso integral de remodelación, restauración, limpieza e iluminación este emblemático espacio artístico y comercial de la capital vallisoletana. Estas galerías comerciales están concebidas como un pasadizo que servía de comunicación entre calles concurridas y es que estaba situado en pleno entorno de venta gremial de la ciudad. Construido a iniciativa del comerciante Eusebio Gutiérrez, con fines comerciales y a imitación de los realizados en Madrid o Barcelona y con ciertas vinculaciones a algunos existentes en capitales europeas, como por ejemplo, la Galleria Vittorio Emanuele II de Milán.

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, comprobó ayer in situ el resultado de los trabajos realizados en el Pasaje Gutiérrez en las últimas fechas por sus propietarios, acompañado de la concejala de Urbanismo y Vivienda, Cristina Vidal Fernández, y el consejero delegado de Presidencia, Fernando Rubio Ballestero.

En concreto, hace dos semanas, los propietarios de las galerías encargaron a la empresa Espina Obras Hidráulicas los trabajos para limpiar el interior del Pasaje Gutiérrez, una galería comercial de inspiración centroeuropea que cumple en este 2010 sus primeros 125 años de vida, y que destaca por su diseño y luminosidad. Los trabajos realizados, de esta manera, han estado relacionados tanto con la limpieza del corredor como la restauración de las pinturas, además de la rehabilitación de las carpinterías exteriores, los puntos de iluminación y las vidrieras.

Da la casualidad, asimismo, que este proceso de rehabilitación ha coincidido en los últimos tiempos con la apertura de nuevos negocios en el mencionado pasaje, cuyo número de locales vacíos ahora es mínimo después de varios años en que sucedía justamente todo lo contrario hasta el punto de que el aspecto de la galería era de degradación.

Esta pequeña intervención, que viene precedida de una anterior que afectó tanto a las fachadas exteriores hacia las calles de Fray Luis de León y de Castelar como a los propios inmuebles, servirá para potenciar uno de los escenarios habituales de las visitas turísticas a la capital. No en vano, el pasaje fue declarado en 1998 por la Junta de Castilla y León Bien de Interés Cultural con categoría de monumento histórico-artístico.

Los planos de construcción del corredor se encomendaron a Jerónimo Ortiz de Urbina, edificándose entre 1885 y 1886. Se encuadra dentro de la arquitectura ecléctica con utilización de acero y cristal. La galería se desarrolla en dos tramos, enlazados por una rotonda bajo una gran cúpula de cristal, que cobija una escultura que imita el renacentista Mercurio de Juan de Bolonia, como representación del dios del comercio. La rica decoración pictórica y escultórica, con alegorías de las estaciones y el comercio, enmascara la pobreza de los materiales empleados, que ha hecho necesaria la restauración para recuperar su esplendor.

Grupo Promecal
El Día de Valladolid se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol