El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local
Infraestructuras

El depósito de locomotoras se convertirá en una gran biblioteca de 5.000 metros

Ó. Fraile - jueves, 7 de mayo de 2009
Será una «referencia» dentro de la región y albergará más de 60.000 volúmenes de fondos bibliográficos y documentales

El viejo depósito de locomotoras de Renfe se convertirá en la biblioteca «de referencia» de la región, un conjunto de edificios que ocuparán una superficie aproximada de 5.000 metros cuadrados. El alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva, realizó una visita ayer a estas instalaciones acompañado de Primitivo González, el arquitecto que se encargará de diseñar este espacio, y anunció que este proyecto contempla otros servicios, como el de videoteca, infoteca, hemeroteca y fonoteca. Además, señaló que estas nuevas instalaciones pondrán a disposición de los vallisoletanos más de 60.000 volúmenes de fondos bibliográficos y documentales y centralizarán los servicios del resto de bibliotecas municipales.

Este proyecto sustituye al que pretendía situar esta biblioteca entre la plaza de Colón y la estación de trenes, un suelo dotacional ocupado actualmente por un jardín. «He asumido que hacer un edificio ahí quitaría la visión de la fachada de la estación desde la plaza de Zorrilla», dijo el alcalde.

Los 700 metros de sótano harán las veces de depósito y almacén, mientras que en la planta baja habrá otros 400 metros para el vestíbulo y zonas de información, conserjería, guardarropa, etcétera. También en esta planta se ubicará un salón de actos polivalente (500 metros) para acoger actividades culturales, como conferencias, exposiciones o presentaciones de libros. El equipamiento se completa con una sala infantil (350 metros), otra de animación para los más pequeños (150), una sala de préstamos de adultos (400), una hemeroteca (200), una fonoteca e infoteca (200), una videoteca (200) y una sala de lectura (700).

Actualmente, en los viejos depósitos de locomotoras, hay dos partes diferenciadas. La primera de ellas, que se derruirá por completo, está construida a base de hormigón, y la segunda, donde se ubica el intercambiador original, se intentará conservar al máximo, aunque, como dijo el alcalde, «habrá que meter la pala de arriba abajo».

Además, hay otras edificaciones que se protegerán, como dos de los cuatro depósitos de agua que abastecían a las máquinas de vapor, un edificio de ladrillo que servía de horno y otra construcción de 150 metros distribuidos en dos plantas que servía de dormitorio para los maquinistas y que se convertirá en una casa de atención al ciudadano.

Para hacer realidad esta biblioteca, que será de gestión municipal, el Ayuntamiento intentará conseguir financiación de otras administraciones. Primitivo González destacó las posibilidades de este «espacio abierto» y señaló que habrá que hacer un estudio de patologías para determinar qué es lo que se puede conservar.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
El Día de Valladolid digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol