El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local
Infraestructuras

Una huelga encubierta de los maquinistas de Renfe afecta a cientos de viajeros

Luis Amo - jueves, 19 de febrero de 2009
Todos los trenes de servicio convencional de media distancia con cabecera o final en la Estación de Valladolid-Campo Grande están expuestos a tener retrasos como consecuencia del paro

Una huelga encubierta de los maquinistas de trenes con base en la provincia vallisoletana está afectando a cientos de viajeros de las líneas de media distancia. Aunque los problemas llevan sucediéndose desde el pasado fin de semana, la compañía ferroviaria reconoce no poder hacer nada al respecto porque la convocatoria del paro no está marcada oficialmente. En este sentido, las mismas fuentes señalan que en todas las ocasiones que ha habido retrasos de los trenes, los maquinistas han alegado problemas sujetos tanto a la normativa de circulación ferroviaria, como al propio convenio laboral. El Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (SEMAF), mayoritario en el sector, está detrás de este paro encubierto aunque esperan encontrar una solución en breve, tal y como ha confirmado la sección sindical desde la capital madrileña.

Los últimos afectados fueron ciento cincuenta viajeros del servicio regional que conectaba ayer por la mañana Valladolid con Ávila. Los propios usuarios, en su mayoría trabajadores, llegaron a su punto de destino con noventa y cinco minutos de retraso, siendo conscientes en todo momento del problema y es que casi la única conversación en los vagones era sobre una supuesta huelga encubierta de los maquinistas: «¿Es que hay alguien a quién le parezca justo que por la reivindicación de una sola persona que conduce el tren, 150 viajeros lleguen tarde a su trabajo, con los enormes costes (laborales, sociales, morales y personales) que ello implica?». Uno de los afectados en la mañana de ayer se quejaba de esta manera, pero lo cierto es que los paros pueden afectar a cualquier servicio de carácter regional que tenga como cabecera o final la Estación de Valladolid-Campo Grande. En concreto, los servicios afectados son los de media distancia convencional, pero de manera esporádica, por lo que la compañía ferroviaria no puede atajar los problemas por adelantado.

Otro usuario del servicio entre Valladolid y Burgos, «un día más», tuvo que volver a usar su coche para ir a trabajar porque, directamente, «el tren procedente de Valladolid con destino Burgos -él lo cogía en Palencia- no ha salido porque el conductor alegó que se negaba a circular sin botiquín». Así, su experiencia le dice que dos de cada cinco trenes llevan retraso en los últimos tiempos e incluso determina que «se trata de un plan, metódicamente desarrollado, para suprimir el servicio Valladolid-Palencia-Burgos».

«razones peregrinas». Las razones esgrimidas por los maquinistas «son muy peregrinas», según Renfe Operadora, por lo que la huelga encubierta continuará hasta que sindicato y empresa aúnen posturas en relación, principalmente, al convenio laboral. En este sentido, la empresa adscrita al Ministerio de Fomento confía en solucionar el problema «cuanto antes», al tiempo que está dispuesta a facilitar el diálogo con los trabajadores para evitar causar más trastornos a los viajeros. Hasta entonces, destacan las mismas fuentes, «sólo queda esperar y confiar en la buena voluntad de las partes».

Precisamente, entre las razones expuestas para retrasar o negarse a dirigir un servicio destaca la negativa de un conductor que se negó a circular porque el botiquín estaba desprecintado u otro trabajador que, ante la negativa de conducir, fue sustituido por otro maquinista para emprender la ruta. En el caso de ayer, dada la mínima velocidad que alcanzó la máquina durante algunos tramos del recorrido entre Valladolid y Ávila, este contratiempo también provocó retrasos en otros servicios por cuestiones de reestructuración del tráfico ferroviaria en la estación abulense. Como consecuencia directa, también llegó con retraso el tren de vuelta.

La huelga encubierta puede llevarse a cabo en ciertos días, momentos o ciertos servicios, por lo que cualquier usuario está expuesto a sufrir retrasos de más o menos tiempo en cualquiera de los trenes regionales que parten de Valladolid. Pero estas circunstancias significan la gota que colma el vaso para muchos viajeros de trenes de media distancia y, más en concreto, del servicio diario que conecta las capitales vallisoletana con la abulense. «La mayoría de los días tenemos retrasos, de más o menos minutos, pero esta situación lleva repitiéndose años y debe de terminar. Renfe lleva trece meses que sólo tiene ojos para los trenes de alta velocidad, por lo que los demás...», explicó a este periódico otro usuario habitual hacia Salamanca, al tiempo que coincide con el viajero abulense en que «todos los meses gastamos más de 170 euros de nuestro salario en ese medio, sobre sueldos de 850 euros, por lo que se podría dar un mejor servicio».

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Cultural 0 Real Valladolid 4 Finalizado
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
El Día de Valladolid digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol