El Día de Valladolid
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local
Comunicaciones

Descontento en el primer día de la puesta en marcha de las lanzaderas

Luis Amo - martes, 27 de enero de 2009
Las principales quejas de los usuarios son por los asientos en contramarcha del tren, los horarios y el gran movimiento de los vagones

Las «malas» combinaciones horarias, los «numerosos» asientos existentes en contramarcha del tren y el «excesivo» movimiento de los convoyes durante su discurrir fueron las características del primer día de la puesta en funcionamiento de las lanzaderas, frente a otros aspectos positivos que quedaron en la sombra como la importante rebaja económica. Los usuarios de la alta velocidad estaban ayer expectantes ante la puesta en servicio de los trenes modelo Avant que cubren el recorrido entre las capitales madrileña y segoviana con la vallisoletana. Precisamente, su principal ventaja es la posibilidad de adquirir abonos mensuales de hasta cincuenta viajes, existiendo un descuento progresivo con estas tarjetas de hasta el 60% sobre el precio ordinario de cada trayecto: 21,20 euros.

«Descontento» general es el balance de la primera jornada de funcionamiento de las lanzaderas, un servicio de alta velocidad algo más lento que los AVE o Alvia, pero bastante más económico. Las quejas de los usuarios fueron numerosas en todos y cada uno de los tres servicios existentes en el día, siendo la más numerosa el viajar a contramarcha de la dirección del tren. Todos los vagones del nuevo modelo están compuestos por casi cincuenta asientos, estando la mitad en dirección de la marcha y, otros tantos, en contra del sentido del tren. Esta circunstancia motivó ayer el mareo de muchos pasajeros, como ellos mismos han relatado a El Día de Valladolid, aunque algunos de los afectados pudieron viajar finalmente en condiciones normales dado que, al no estar completo el convoy, estos usuarios pudieron cambiarse de asiento.

continuos vaivenes. A estas críticas hay que sumar el destacable movimiento que tienen los vagones al alcanzar las puntas máxima de velocidad. En este contexto, muchos ciudadanos manifestaban públicamente durante el viaje su impresión por los continuos vaivenes del convoy. «Se mueve demasiado comparándolo con otros trenes de alta velocidad que incluso van más rápido», señalaba Joaquín Ochoa, un viajero habitual que comentaba sentir inseguridad por esta causa.

Otra de las quejas mayoritarias fue la relacionada con los horarios. Existen tres frecuencias de lanzaderas al cabo del día en las dos direcciones: 6.45 horas, 15.30 y 19.35 en el trayecto entre Valladolid-Campo Grande y Madrid-Chamartín; y en viceversa, 8.30 horas, 15.30 y 21.00. Los usuarios entrevistados por este periódico se quejaban de que los horarios no están diseñados de acuerdo a los horarios habituales de los estudiantes o trabajadores españoles, «siendo difícil las combinaciones». Este motivo originará, de la misma manera y según indicaron, que la mayoría de estos ciudadanos eviten plantearse la adquisición de los citados abonos mensuales, porque seguirán cogiendo el tren que mejor se adapte a sus necesidades horarias.

El descontento general alcanzó su auge cuando los usuarios del Avant que partió de la estación vallisoletana a las siete y media de la tarde únicamente podía abrir las puertas -para bajar o subir- de un vagón durante todo el recorrido. Por contra, las económicas tarifas fueron el único aspecto positivo destacado por la mayoría de usuarios durante el primer día del servicio.

trenes fantasma. El descontento de los viajeros también fue compartido por el equipo de periodistas de este medio dado que, como en la jornada de ayer cambiaron algunos horarios de AVE o Alvia para reestructurar el servicio con las lanzaderas, tanto en las taquillas de Valladolid como en las de Segovia intentaron vender sendos billetes de alta velocidad en el tren de las 18.00 horas, inexistente desde ayer, excepto los viernes. Pero en la estación segoviana el caos fue completo ante la falta de coordinación entre el personal de seguridad y el de las propias dependencias ferroviarias hasta el punto de que, pese al buen trabajo del Gabinete de Prensa, las acreditaciones expedidas de nada sirvieron para poder trabajar.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
El Día de Valladolid digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol